Post-PPK: tres lecciones, tres