LO ÚLTIMO - Nueva encuesta IEP de La República sale este domingo

Las recientes arremetidas del Congreso contra la democracia

La Republica

Dictadura legislativa. Representación con mayoría fujimorista aprueba normas desfavorables para los peruanos y lo hace omitiendo el debate público en el Pleno y sin contar con dictámenes previos en las respectivas comisiones. Autoritarismo puro.

En apenas diez días, entre el 28 de febrero y el 9 de marzo, el Congreso de la República dio luz verde a tres normas claramente perjudiciales para el país. Esta arremetida se dio tal como lo había vaticinado en su momento el fujimorista Francisco Petrozzi: sin debate ni dictámenes previos de las comisiones. Son leyes que corrieron como por un tubo.

El primer atropello congresal ocurrió el 28 de febrero, cuando la Comisión Permanente aprobó una ley que prohíbe la contratación de publicidad estatal en los medios privados.

PUEDES VER Solicitan al TC anular decreto sobre cuestión de confianza

La propuesta fue presentada por el aprista Mauricio Mulder el 15 de noviembre del 2017. Ese mismo mes pasó a la Comisión de Transportes, por lo que se esperaba por lo menos un dictamen previo.

Con Mulder en la Mesa Directiva, el texto ni siquiera fue remitido a la Comisión de Constitución, a pesar de la abierta afectación a la libertad de expresión e información, tal como lo advirtió la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Se trata de una forma de censura indirecta.

El 9 de enero, en Junta de Portavoces, tres legisladores decidieron que ya no era necesario el dictamen de la Comisión de Transportes: el fujimorista Daniel Salaverry, el aprista Javier Velásquez y César Vásquez, de Alianza Para el Progreso (APP).

El 28 de febrero, la Comisión Permanente aprobó esta ley. De inmediato, Fuerza Popular y APP acordaron exonerar al proyecto de una segunda votación. La norma salió en un día, con tan solo 20 votos. Fujimoristas y apristas lograron sacar esta ley por un tubo, con el voto de respaldo de César Villanueva (APP) y Justiniano Apaza (Frente Amplio).

'Ley chatarra'

El mismo día, la Comisión Permanente, para asegurarse que el tema no sea debatido ampliamente en el Pleno con la reanudación de la segunda legislatura ordinaria, aprobó modificar la Ley de alimentación saludable para niños, niñas y adolescentes. De este modo eliminó el etiquetado octogonal, reemplazándolo por el sistema de semáforos.

Para llegar a esta etapa, el fujimorismo, APP y Peruanos por el Kambio, con la firma de Juan Sheput, decidieron que no era necesario un dictamen previo de la Comisión de Producción del Congreso.

Posteriormente, el viernes 9 de marzo, el fujimorista Salaverry, el aprista Javier Velásquez y el oficialista Salvador Heresi decidieron la exoneración de una segunda votación. De este modo, se evitó el escrutinio público que se iba a dar con el debate en el Pleno. De hecho, los colegios profesionales y organizaciones internacionales ya se habían pronunciado en contra.

 

Congreso

Cuidando su curul

El 8 de marzo, el Pleno aprobó modificar su reglamento para evitar el cierre del Congreso ante la eventual censura de un segundo gabinete. Se trata de una reforma constitucional efectuada solo con la modificación del reglamento: una nueva interpretación auténtica.

Como se recuerda, el gabinete ministerial encabezado por Fernando Zavala fue censurado el 15 de setiembre. De este modo, la caída de un segundo gabinete abría el camino del cierre del Congreso por parte del presidente.

Sin embargo, ahora el Congreso ahora plantea que la censura de Zavala no cuenta por no haberse tratado de una crisis total del gabinete. Con esta jugada política, los legisladores aseguraron también sus puestos.

La única bancada que se opuso fue Peruanos por el Kambio. En cambio, las otras tiendas políticas votaron a favor, incluyendo el Frente Amplio y Nuevo Perú. Ni siquiera hubo un dictamen previo de la Comisión de Constitución.

Datos

En paralelo, el Congreso tiene en agenda debilitar el Tribunal Constitucional con el cambio de sus miembros; en su mira está el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez; y uno busca debilitar también la autonomía del Consejo Nacional de la Magistratura.