Mercedes Aráoz: “Me preocupa la mirada cuasi golpista de un sector del Congreso” [VIDEO]

La República
h

Entrevista a Mercedes Aráoz. Presidenta del Consejo de Ministros, congresista por Peruanos Por el Kambio (PPK).

La presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, recibe a La República a días de que el Congreso debata y vote la segunda moción de vacancia contra el mandatario Pedro Pablo Kuczynski. Le pide a las bancadas que se tomen unos días de reflexión. "La democracia está en riesgo", dice.

¿Estamos viendo los últimos días del gobierno?

No, estamos trabajando hasta el final del mandato del presidente Kuczynski, que es julio del 2021. Y ese es nuestro objetivo y estoy segura de que en esta semana habrá un periodo de reflexión importante en las bancadas para evaluar que tenemos que trabajar con el país, por sobre todo.

PUEDES VER Mercedes Aráoz: “La Comisión Lava Jato es ilegítima y está desprestigiada”

¿Van a negociar?

Conversaciones siempre va a haber, pero esto no es un “te doy algo, tú me das lo otro”. Son conversaciones para poner al país primero. He hablado con varias bancadas y todas están en un periodo reflexivo.

¿Por qué afirma que esta es una vacancia en venganza por el indulto si está promovida por varias bancadas?

Empezó así, ¿no? El diseño de la propuesta parte de ahí. Es lamentable, doloroso.

Ahora es una moción multipartidaria...

No diría multipartidaria. Hay muchas discrepancias en varias bancadas, en las cuales no hay un convencimiento de que se deba apoyar la vacancia. Hay personas que han firmado, pero no hay voces unánimes. Yo creo que hay un espacio para una mayor reflexión. Y Fuerza Popular se ha dividido también. Yo pido pensar en el país.

¿Está convencida de que no va a pasar la vacancia, o solo habla desde la esperanza?

Yo creo que no va a pasar, aunque no puedo decir que sea algo definitivo. Sería faltar a la verdad. Pero sí creo que se le debe decir a la oposición que hay posibilidades de diálogo y de cambio para permitir la gobernabilidad del país, si es que se trabaja de la mano. A mí sí me preocupa la mirada cuasi golpista de un segmento del Parlamento que quiere avasallar todos los poderes del Estado, como el Tribunal Constitucional, la Fiscalía…

¿Lo señala por Fuerza Popular?

Sí. Y me preocupa esa actitud. Hay una fórmula parlamentaria de ir cambiando el balance de poderes.

¿Y por qué cree que Fuerza Popular tiene esa actitud?

Bueno, nunca he visto una actitud en ellos de apoyo al gobierno. Consideran que perdieron las elecciones de una manera ilegal, lo ha declarado la propia señora Fujimori. Y no hubo trampa ni nada por el estilo. Aunque ganamos por poco, ganamos. Y sin embargo, insisto: se puede convocar a todas las fuerzas políticas para que sean más reflexivas, incluso a Fuerza Popular. Hay posibilidades, después de este mal momento, de sentarnos a conversar…

¿Con todos?

Con todos. Yo sé que la gente de izquierda apoyó mucho una propuesta que vino del Ejecutivo sobre el cambio climático, por ejemplo. Ese es un ejemplo de que cuando hay diálogo, hay soluciones.

¿La democracia peruana está en peligro?

Sí hay un riesgo. Si volvemos a esa época en la que un gobierno dominaba los poderes del Estado, si volvemos a esa época nefasta de la dictadura, sería muy grave para el país.

Usted ha dicho que no hay nuevos motivos para este proceso de vacancia. ¿Se mantiene en esa posición?

Sí. Hay hechos sueltos, historias que no están bien fundamentadas. Lo de ayer (jueves) ha sido dramático: publicar el informe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), cuando el secreto bancario está garantizado por la Constitución. La información se descontextualiza para que la gente asuma algo que no es correcto. Ahí está el caso del chofer del presidente. Mezclar las cosas y transmitirlas así, hace daño.

Si uno revisa la nota de la UIF, la información sobre el chofer es lo menos importante. Hay cosas que aparecen ahí que sí merecen explicaciones.

El presidente está dispuesto a dar todas las explicaciones.

¿Ha podido leer el informe de la UIF?

No en detalle, la verdad. Estoy en tantos asuntos. Pero entiendo que se quieren mezclar cosas. El presidente tiene fondos que recibe a través de esta empresa Westfield (que provienen) de varias fuentes, porque tiene un montón de empresas que le dan acciones, fondos de pensiones, retribuciones por consultorías...

Ya que tocó el tema, conviene profundizarlo. Porque al revisar el informe de la UIF, lo que se desprende es que el presidente asesoró a Odebrecht cuando era funcionario.

Eso no es cierto. Hay una confusión y estoy casi segura de que hoy (viernes) dará todas las explicaciones del caso ante la comisión del Congreso.

¿Casi segura o segura?

Estoy segura. No tengo por qué desconfiar de la palabra del presidente. Según me dijeron sus asesores, (en el informe de la UIF) hay errores por atar cosas…

¿Me dice que el informe de la UIF tiene errores?

Puede tener errores. Yo no sé. Yo no tengo una prueba. Yo no soy juez, yo no soy la Fiscalía. Uno debe dejar que los procedimientos de investigación se hagan de manera técnica. La UIF puede mandar información pero la Fiscalía debe contrastar. Acá lo que estamos haciendo es juzgar sin contrastar. Ese es el peligro de juzgar a través de los medios de comunicación.

Yo no juzgo, pregunto.

Muy bien pero... ¿cómo sobre algo que no ha sido contrastado plenamente se puede hacer un juicio?

Le leo una parte del informe: “De lo mostrado, se puede observar que la concesión que transfiere mayor cantidad de fondos es H2Olmos con USD 2,201,500”. Usted sabe que H2Olmos es una empresa del grupo Odebrecht. La UIF añade que en noviembre del 2012, H2Olmos transfirió desde su cuenta USD1,665,000 a First Capital, que el presidente ha dicho que le pertenece a Sepúlveda. Y concluye que estos fondos fueron, después, transferidos al presidente.

En el 2012 él no era funcionario, desde hace varios años atrás. Ni era candidato. Trabajaba y hacía informes. ¿Cuál es el pecado ahí?

Otro extracto: “Se ha identificado que la empresa estadounidense Westfield Capital, de propiedad de Pedro Pablo Kuczynski, ha registrado cuatro acuerdos de prestación de servicios” a favor de empresas que licitan con el Estado “entre las que se encuentra el Grupo Odebrecht”. La UIF añade que dichos acuerdos “tuvieron lugar en el periodo 2003-2005” que coincide con los cargos públicos de Kuczynski como ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros.

Bueno, pero los hizo el señor Sepúlveda, que era la persona encargada de hacer los convenios.

El periodo coincide con Kuczynski como funcionario de alto rango.

No tengo los detalles, pero los explicará el presidente. Yo puedo ser accionista de una empresa y me van a pagar por eso. Pero al mismo tiempo puedo hacer una muralla china… Usted se ríe, señor, y me parece un poco descuidado hacerlo si no tiene fundamentos.

Solo sonreí al recordar que el argumento de la “muralla china” fue el que dio el presidente en la primera vacancia.

Bueno, pero le insisto. El accionista no tiene por qué saber lo que ocurre con el negocio. Él no estaba encargado. Yo confío plenamente en el presidente: no conozco a ningún corrupto que pague impuestos y haga todo a través de bancos. No hay transferencias ocultas. De paso, qué delicado es que se revele el secreto bancario de una persona que no está en calidad de investigada.

Premier, estamos hablando del presidente…

Con mayor razón: si se lo hacen a él, al señor Patriau también. Señor Patriau, a usted le pueden decir mañana que es un corrupto por indicios, por palabritas de alguien que lo acusa. Y entonces usted sería inmediatamente apedreado y metido a la cárcel, porque le van a abrir su secreto bancario.

Dudo que mi secreto bancario diga mucho. Por último, yo no soy presidente.

Es un ciudadano, y por eso la Constitución defiende a los ciudadanos…

La gente tiene derecho a conocer todo lo relevante sobre sus autoridades principales.

No, no tiene derecho a conocer el secreto bancario.

Estamos en circunstancias especiales, ¿no es cierto? Es muy discutible lo que dice.

¿Le parece discutible? Acá está el artículo 2 de la Constitución y se lo leo (la entrevistada empieza a leer la Constitución). (Los movimientos bancarios) no tienen por qué ser expuestos al público. Este es un derecho fundamental. Si va a ser investigado, se tiene que guardar la reserva. Y hay que mantener el debido proceso. Acá no se está guardando el debido proceso.

¿El Congreso no guarda el debido proceso?

Claro que no.

¿Opina que el presidente ha sido claro en sus explicaciones? No creo que piense eso.

Mire, el presidente ha dicho que, de repente, no ha sido lo suficientemente claro, pero ahora lo está siendo. Además, su profesión es muy especial. Es un estructurador financiero, algo que no es fácil de explicar. Yo soy economista y me es difícil.

Quizás esta crisis sería más sencilla de sobrellevar si el gobierno tuviera a la gente de su lado. Este es un régimen impopular.

Ojo, el Congreso tiene 14%. Yo he estado en otros gobiernos en los que la popularidad de los presidentes ha caído. Solo suben cuando hay una evaluación de salida.

Estamos hablando de hoy.

Está bien, tenemos dificultades. Pero si todos los días en la prensa están diciendo “cara de caballo, cara de caballo, cara de caballo”, entonces la gente va a empezar a creer que sí, que uno tiene cara de caballo. Quizás sí faltan mejoras en nuestra habilidad para comunicar, pero hoy (viernes) inauguré dos “Barrios Seguros”, ya la gente estaba feliz. Y yo no uso portátil.

¿No hay algo más que errores de comunicación? Eso es como decir “lo hacemos bien pero no nos entienden”.

De todas maneras hay fallas muy profundas en la gestión de gobierno, no tanto por la gestión nuestra sino porque venimos con una estructura burocrática muy dura, difícil de desarmar. Claro, tenemos que seguir trabajando, sin parar, en la atención a los ciudadanos para ofrecer cada vez más mejores servicios públicos. Nuestro compromiso es no parar.

Si la vacancia prospera, ¿se mantiene en su decisión de renunciar?

Yo sí, porque todo este modelo de acorralar a las diferentes entidades del Estado no me parece adecuado. No podría jugar bajo un esquema de esa naturaleza. No podría mantenerme en el gabinete.

¿Y qué espera del primer vicepresidente, Martín Vizcarra?

Yo no tengo que esperar nada (de Martín Vizcarra); cada quién decide. Yo conozco que es un señor que trabaja por el gobierno y por el Perú desde Canadá. Creo en su lealtad. No espero nada particularmente extraordinario.

¿Qué clase de partido es Peruanos Por el Kambio? ¿Con qué ideas se identifican? Parece raro preguntarle esto con dos años de gobierno encima, pero no queda muy claro. Por ejemplo, en su relación con el fujimorismo: un día se les nota próximos, al siguiente no tanto.

Somos un partido de centro, de centro derecha, un partido liberal. Y por eso en algunos temas podemos coincidir con los fujimoristas y en otros con la izquierda, como ocurre con la defensa de los derechos de género. Sobre nuestra relación con el fujimorismo: ha sido difícil. En un momento pensábamos que se avanzaba, pero luego venían las trabas, las distracciones. Nos ha tocado un periodo difícil.

La noté tensa en el debate del jueves. ¿Cómo lleva estos días?

Estaba enferma, con sinusitis. Pero a mí sí me disgusta cuando hay acusaciones no fundamentadas. Yo expreso mi molestia cuando se dicen cosas que no están validadas. A mí me gusta que las cosas estén bien sustentadas.

No cumplió con ese precepto cuando se refirió recientemente a Javier Diez Canseco. ¿No es cierto?

Le he mandado una carta de disculpas a la señora esposa del señor Diez Canseco. No fue algo personal. Fue algo político. No debo tocar temas personales. Pudo sonar mal. Pero desde la perspectiva política, sí he tenido críticas sobre su quehacer.

No entiendo: ¿se reafirma en lo que dijo entonces?

En lo político, pero en lo personal no debí juzgarlo. Estuvo mal.

Usted dio a entender que Diez Canseco difamaba. ¿Eso está dentro de lo político o de lo personal? No entiendo bien su posición.

No recuerdo exactamente lo que dije, pero finalmente he pedido disculpas. Todos nos equivocamos alguna vez en la forma en la que nos expresamos. Pero sí critico el quehacer político porque ha habido acusaciones contra personas, no fundamentadas.