Maniobra fujimorista busca recomponer el Tribunal Constitucional

La República
12 Mar 2018 | 13:13 h

Réditos. Miembros del TC revisarán el pedido de investigación contra su vicepresidente Eloy Espinosa-Saldaña, supuestamente por consignar información falsa sobre su doctorado. La investigación es planteada en un contexto en que el TC tiene casos relevantes de especial interés para el fujimorismo e incluso el Apra.

Aun cuando en el año 2014 el vicepresidente del Tribunal Constitucional, Eloy Espinosa-Saldaña, aclaró ante el Congreso que en su hoja de vida había un error ya que no era Doctor en Derecho, ahora un sector de los miembros del órgano supremo de control de la constitucionalidad decidió investigarlo y eventualmente vacarlo por "consignar información falsa".

Este hecho ha sido considerado una maniobra impulsada desde el fujimorismo y el aprismo para retirar a un magistrado que les es incómodo y les impide controlar el Tribunal Constitucional.

PUEDES VER Walter Albán: "Está clara la intención de Fuerza Popular y el Apra de controlar el TC"

La investigación y eventual sanción es planteada en un contexto en el que al TC le toca resolver casos de gran relevancia y que son de especial interés para estas dos fuerzas políticas.

Se trata del indulto de Fujimori luego de que se pronuncie la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la nivelación de pensiones militares y policiales, la segunda ley antitránsfugas, y el caso El Frontón. Además, nuevos casos como la Ley de Publicidad Estatal y la modificación del Reglamento del Congreso.

Lucha de poderes

Si Espinosa-Saldaña es sancionado con la destitución, el TC se quedaría solo con seis miembros, tres de ellos de tendencia profujimorista.

Incluso se dice que la lucha por el poder se estaría dando entre Keiko y Kenji Fujimori.

Al interior del TC se dice que entre los magistrados que apoyan a Kenji Fujimori están el vicepresidente Eloy Espinosa-Saldaña, Manuel Miranda Canales y Carlos Ramos Núñez; mientras que Keiko Fujimori cuenta con el respaldo de José Luis Sardón de Taboada, Augusto Ferrero Costa y el presidente Ernesto Blume Fortini. Pero también dicen que Blume no sería de la confianza total de la bancada keikista porque era del grupo de Espinosa-Saldaña.

En cuanto a Marianella Ledesma Narváez, ella no secundaría a ninguno de los Fujimori, pero al votar causas lo haría con el grupo que apoya a Kenji. Las mismas fuentes señalan que el hijo menor de Alberto Fujimori fue a buscar a Espinosa-Saldaña, a Miranda Canales y a Ramos Núñez para que amparen la ley del transfuguismo.

El efecto inmediato

Si Eloy Espinosa-Saldaña fuera vacado, el Tribunal Constitucional quedaría con seis miembros. De un lado Miranda, Ramos y Ledesma, y del otro Sardón, Ferrero y Blume. Tres a tres.

La ley dice que cuando hay empate en el voto de causas el de Blume como presidente tiene doble valor, por tanto el grupo keikista será mayoría, por eso no tendrían interés en reemplazar a Espinosa-Saldaña porque con la composición que quedaría podrán tener el control sobre las causas.

Y aun cuando la ley precisa que se necesitan cinco votos para declarar inconstitucional una norma, con solo tres votos se puede evitar que eso suceda y la ley en cuestión se mantendría tal cual.

"Por ejemplo, si la ley del esclavo juvenil se hubiera promulgado, seguramente habrían acudido al TC. Para expulsarla, el tribunal requiere tener cinco votos. Si no se tienen los cinco votos, la norma sigue siendo constitucional. Basta con tres que digan que la norma es constitucional para que no sea expulsada y se mantenga, restringiéndola a una interpretación. Con eso los fujimoristas en el Congreso hasta podrían modificar la Constitución y el TC será inocuo, inofensivo", indicaron las fuentes del Tribunal Constitucional.

tribunal constitucional

El Congreso se inhibe

En el caso del vicepresidente del Tribunal Constitucional, Eloy Espinosa-Saldaña, el Congreso podría hacer uso de la acusación constitucional para retirarlo del cargo. Pero los keikistas saben que no tienen los votos necesarios y están recurriendo a la forma más práctica, y sea el propio TC con cuatro votos el que lo saque.

El artículo 16 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional señala que la vacancia lo decide el pleno y se requiere no menos de cuatro votos conformes. Pero como la votación va estar dividida tres-tres, los keikistas quieren que opere el voto de calidad del presidente Ernesto Blume.

"Pero aquí, en caso de empate, no opera el voto de calidad porque este voto de calidad es para causas, para litigios", aclaran.

El apuro en vacar a Eloy Espinosa-Saldaña se manifestó el 6 de marzo en la reunión del pleno del TC. La agenda decía: informe del grado académico de Eloy en razón a lo señalado por la prensa. Ahí el magistrado explicó que no era doctor. En ese momento Sardón planteó la vacancia por haber mentido y que era una situación de inmoralidad. Pidió que se discuta y se vote en el acto. El resto se opuso porque la vacancia era un tema que ni siquiera se había agendado y que Eloy solo había informado y no tenía los medios para defenderse. Pasó a votación. Blume votó porque se le vaque en el acto, igual que Sardón y Ferrero. Al final predominó que se agende una sesión especial que será el martes 20 de marzo.