Cayetana Aljovín y su justificación para condenar la dictadura en Venezuela, pero no la de China