El gobierno anuncia el fin del paro agrario, pero la convulsión social no termina