Dirigentes indígenas cuestionan cómo se viene desarrollando el proceso de consulta previa

Pamela Palacios
29 01 2018 | 01:45h

Empresas y Estado aplican consulta previa sin coordinar con comunidades qué implica este contrato para la población en cuanto  a garantizar sus derechos colectivos, a la responsabilidad que tiene la empresa si hay un problema en el futuro, además de desconocer el contenido del Estudio de Impacto Ambiental y los compromisos y propuestas para las comunidades.

En el distrito de Aguaytía, en Ucayali, habitado por los pueblos indígenas Cacataibo y Shipibo-konibo, se realizó la consulta previa del Lote 195, sin embargo PerúPetro aprobó el Decreto Supremo que suscribe el contrato de licencia para la exploración y explotación de hidrocarburos en esa zona, sin informarles a las comunidades indígenas de los impactos de la actividad petrolera.

Lizardo Cauper, presidente de ORAU-AIDESEP, afirmó que no se les ha informado qué implica este contrato para la población en cuanto  a garantizar los derechos colectivos, a la responsabilidad que tiene la empresa si hay un problema en el futuro, además de desconocer el contenido del Estudio de Impacto Ambiental y los compromisos y propuestas para las comunidades.

Según Jeiser Suárez, traductor del pueblo shipibo, las poblaciones han tenido problemas de entendimiento, debido a la velocidad de las capacitaciones por sacar el proceso en un corto tiempo. “La empresa estatal Petroperú sólo busca cumplir con los procesos para conseguir la aprobación de la población, sin importarles si las poblaciones han entendido”, sostuvo Suárez.

Suárez añadió que en los procesos de la consulta previa no se está hablando del problema del impacto ambiental o de la contaminación, como un eventual derrame de crudo y qué tipo de problemas o consecuencias puede traer. “Nada es malo, todo es bueno, todos tienen que decir que sí, y tienen que aceptar que sí”, enfatizó.

 “Se deben de corregir muchas cosas, y que la entidad no lo entienda como un proceso de trámite que ha terminado a los 90 días y ya cumplió con la consulta previa. ¿Cómo queda la comunidad después?¿Quién va a seguir informando? Necesitamos una información completa de lo bueno y de lo malo”, sostuvo Cauper.

 Segundo Pino, dirigente indígena de FENACOCA recordó que en la zona ya hubo impactos a raíz de la explotación de dinamitas. “Se bajaron un cerro, lo que provocó la muerte de pescados”, señaló.

Hasta el momento se han desarrollado 34 procesos de consulta, de los cuales 21 han sido en el sector extractivo: 11 en minería y 10 en hidrocarburos.

“Los pueblos indígenas exigimos que la consulta no sea un mero trámite administrativo y se tenga la aplicación efectiva de lo que manda el Convenio 169 de la OIT. Que sea un mecanismo para llegar a acuerdos”, explica Gladys Vila, dirigente indígena de Huancavelica, quien también destacó la importancia de la participación de mujeres, jóvenes y niños en los procesos de consulta.

Los expertos remarcaron que hay una enorme insatisfacción de parte de los pueblos indígenas, porque no se les está permitiendo defender sus derechos colectivos más importantes.