El paraíso secreto de la familia Sánchez Paredes en Nevada

La Republica
Redaccionlr
los sánchez paredes y los PANAMA PAPERS

En juicio. La familia Sánchez Paredes, con investigaciones por narcotráfico desde los años 70, creó dos offshore en el paraíso fiscal de Nevada (EEUU), a donde se transfirieron S/ 6 millones, a través de la firma Mossack Fonseca, investigada como organización criminal en Perú. Los Panama Papers revelan información desconocida para el caso más importante de lavado de dinero de las drogas.

Ernesto Cabral
Ojo-Publico.com

La familia Sánchez Paredes, protagonista del juicio más importante por lavado de dinero del narcotráfico en el Perú, compró a la firma panameña Mossack Fonseca por lo menos dos empresas offshore en el paraíso fiscal de Nevada (EEUU), a fines del 2007 y mientras eran investigados por la Dirección Nacional Antidrogas (Dirandro).

El Caso Panama Papers revela información desconocida hasta hoy sobre una operación económica considerada como sospechosa por la Dirandro y que resulta clave en el juicio iniciado hace un año contra los principales miembros del clan liberteño.

PUEDES VER Megainvestigación por lavado contra Mossack Fonseca y sus clientes en Perú

Ojo-Publico.com estableció que uno de los patriarcas de la familia norteña, Santos Orlando Sánchez Paredes –acusado de lavar dinero por el Ministerio Público e involucrado en tres atestados policiales desde 1970 por tráfico de drogas– trasladó el patrimonio de una de sus compañías más importantes, Pool de Maquinarias Industriales Santa Patricia (Pomispa), valorizado en más de S/ 6 millones, a la offshore Fulltech Investments, constituida por su hija Silvia Sánchez Miranda en el paraíso fiscal de Nevada.

La operación económica ocurrió a fines de 2007, pocos meses después de que la Dirandro y la Fiscalía lanzaran una ofensiva contra el poderoso clan trujillano.

Entre marzo y mayo del 2007, la Dirandro incautó a diferentes empresas de los Sánchez Paredes más de 200 toneladas de insumos químicos (óxido de calcio), materia prima “para la elaboración de pasta básica (de cocaína)”, según el atestado policial de la época.

En agosto de ese mismo año, diversos periodistas denunciaron amenazas de dicha familia por la divulgación del operativo de entonces, uno de los más importantes que se había realizado en los más de treinta años de pesquisas contra Orlando Sánchez Paredes y sus hermanos.

En este contexto, el entorno cercano de los hoy acusados de lavar dinero del narcotráfico se puso en contacto con las oficinas de Mossack Fonseca en Nevada.

Diez años después de iniciadas estas investigaciones, los correos y documentos filtrados de Mossack Fonseca presentan nueva información en el marco del juicio por lavado de dinero, en el cual la Sala Penal Nacional debe decidir el futuro de los hermanos Segundo Manuel, Santos Orlando y Fortunato Wilmer Sánchez Paredes, junto con su sobrino Fidel Sánchez y su socio Jesús Belisario Esteves.

Una offshore urgente

“Por favor, incorporarme con urgencia cuatro shelf [companies] más (empresas registradas pero sin actividad)”, solicitó la representante de Mossack Fonseca en Perú, Susana Kam, a las oficinas del estudio de abogados en el estado de Nevada el 27 de setiembre del año 2007.

Semanas después de esta comunicación por correo, el 21 de octubre, su colega Mónica De Ycaza informó que una de estas offshore había sido vendida y que incluso la “clienta” estaba interesada en adquirir una segunda sociedad en el mismo paraíso fiscal.

Los Panama Papers revelan un dato hasta ahora desconocido por las autoridades peruanas: la “clienta” de estas offshore era Silvia Sánchez Miranda, hija del hoy enjuiciado Orlando Sánchez Paredes.

Entre setiembre y noviembre de 2007, tras un año intenso de investigaciones policiales en coordinación con el Ministerio Público, Silvia Sánchez Miranda contactó a Mossack Fonseca y adquirió las offshore Fulltech Investments y Permanel Investment Limited, ambas constituidas en el estado de Nevada, considerado por el Tax Justice Network como el hogar de compañías de fachada y utilizadas para esconder patrimonio de procedencia sospechosa.

El contacto de Silvia Sánchez Miranda con el estudio Mossack Fonseca, para la compra de Fulltech Investments, fue el abogado Ítalo Fernández, por ese entonces miembro del estudio Osterling Abogados, según los documentos filtrados.

“¡La cliente que compró Fulltech necesita otra!”, advirtió De Ycaza el 24 de octubre de 2007. La offshore Permanel Investment, segunda sociedad adquirida por Silvia Sánchez Miranda, fue incorporada el 14 de noviembre del mismo año.

A fines del 2017, la fiscal Yovana Mori García, de la Primera Fiscalía Supraprovincial de Lavado de Activos, inició investigación contra Mossack Fonseca y su delegación en el Perú como una presunta organización criminal que ayudó a decenas de peruanos a blanquear dinero procedente de diferentes delitos, a través de la construcción de cerca de 50 empresas offshore en paraísos fiscales. El Caso Panama Papers revela un año después de su publicación que la familia Sánchez Paredes también estaba entre sus clientes.

Los documentos de la firma panameña detallan que la offshore Fulltech Investments entregó por lo menos dos poderes a Daniel Rojas Kemper y a Isabel Miranda Hidalgo, esposa de Orlando Sánchez Paredes, y confirman las sospechas de la Policía Antidrogas sobre una operación económica internacional clave para el juicio.

Paraíso de los Sánchez Paredes

Operaciones sospechosas

Ojo-Publico.com determinó –luego de revisar las decenas de documentos de Mossack Fonseca y en base a los antecedentes de otros casos revelados a nivel global por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ)– que el propósito principal de la adquisición de la offshore Fulltech Investments fue resguardar el patrimonio de Pomispa en un paraíso fiscal, y a través de una triangulación comercial con la empresa Andean Management, también de propiedad de los Sánchez Paredes.

Ya la Policía Antidrogas, en el marco de la investigación por lavado de dinero del narcotráfico contra la familia Sánchez Paredes, determinó que en setiembre de 2007 Pomispa había transferido sus activos, valorizados en más de S/ 6 millones, a favor de Andean Management, empresa constituida en abril del mismo año por la esposa de Orlando Sánchez Paredes y su hijo Alfredo Sánchez Miranda. La transferencia incluyó bienes pertenecientes a una de sus minas, cotizada en más de S/ 4 millones, entre otros.

El Caso Panama Papers revela que –un mes después de la compra de dos offshore a Mossack Fonseca– las acciones de Andean Management, conformada por el patrimonio de la enjuiciada empresa Pomispa, pasaron a manos de la sociedad Fulltech Investment en el paraíso fiscal de Nevada, a través de un contrato firmado en tiempo récord por S/ 6 millones entre Silvia Sánchez Miranda y su padre Orlando Sánchez Paredes.

El informe pericial de la Policía Antidrogas, al concluir la investigación en el 2008, advirtió que esta operación comercial “no resulta razonable”, pues la offshore canceló más de un año después solo el 16% de lo acordado y con fondos provenientes de las utilidades en la misma Andean Management. “Fulltech Investments no contaba con la solidez para afrontar el compromiso asumido”, concluye el informe policial en poder de Ojo-Publico.com. Este es uno de los motivos por los cuales Pomispa fue incluida en la investigación judicial por lavado de dinero.

Julia Ames Tineo, gerente general de Andean Management en 2009, aseguró ante las autoridades peruanas que Fulltech Investments era accionista mayoritario de la empresa, pero que no sabía quiénes eran los accionistas o a qué se dedicaba esta sociedad en Nevada. Las autoridades peruanas, incluidos el fiscal Frank Almanza y su adjunta Marlleny Morales, y la procuradora Sonia Medina tampoco conocían hasta ese momento al beneficiario final de la offshore. Hoy los correos filtrados de Mossack Fonseca revelan que los negocios quedaron en familia.

No hay responsables

“¿Recuerdas el caso que te comenté?”, preguntó Susana Kam a Edison Teano, intermediario clave de Mossack Fonseca en Latinoamérica y también investigado por ser parte de una presunta organización criminal por el Ministerio Público. Era el 13 de febrero del 2008, cuando la representante peruana informaba a su matriz en Panamá que una investigación por lavado de dinero había “revivido (…) insólitamente” contra uno de sus clientes, la familia Sánchez Paredes.

Susan Kam incluso señaló que el abogado Ítalo Fernández, quien puso en contacto a la hija de Santos Orlando Sánchez Paredes con Mossack Fonseca para adquirir la offshore Fulltech y para que sea “accionista de una empresa minera importante en el país”, no se “quiere hacer responsable de esta sociedad y hasta están sacando a los clientes del estudio”.

El correo revela que otras dos firmas de abogados –aún sin identificar– que trabajaron con los Sánchez Paredes también eran clientes de Mossack Fonseca en Perú.

“Por ningún lado estamos mencionados, pero la verdad, como te comenté por teléfono, dado las circunstancias creo que es mejor que renunciemos a la sociedad como agentes y manager”, dijo Susana Kam a Teano. En febrero de 2008, Jurgen Mossack, uno de los dueños de Mossack Fonseca, ordenó desligarse de la familia liberteña.

El viernes pasado nos contactamos con el abogado César Nakazaki, encargado de la defensa de Santos Orlando Sánchez Paredes y Pomispa, pero el letrado dijo que no conocía el tema y que el uso de offshore no es parte del juicio.

Le pedimos que nos contacte con el abogado encargado de responder dichas preguntas, pero no hubo respuesta al cierre de edición.

En comunicación con Ojo-Publico.com, Ítalo Fernández dijo que sus vínculos con Silvia Sánchez Miranda y su familia se limitaron a consultorías tributarias realizadas a través del estudio Osterling para una de sus empresas.

“Si alguna vez me pidieron referencia para abrir una empresa del exterior, los contacté con la gente de Mossack”, precisó el ahora abogado de la firma Factor Tributario.

La presente revelación del Caso Panama Papers ocurre en el marco de una audiencia clave. Los jueces María Luisa Apaza, Juan Carlos Santillán y Francisco Mendoza decidirán hoy si serán verificadas las 21 pericias contables y económicas presentadas por Nakazaki y los demás miembros de la defensa legal.

Según la Procuraduría Antidrogas y la Fiscalía, los documentos presentan información nueva y disminuyen en cerca de US$ 44 millones los ingresos brutos de Santos Orlando, Fortunato Wilmer y Segundo Sánchez Paredes. La futura condena o absolución a los Sánchez Paredes, según explicaron fuentes conocedoras del caso, dependerá de la decisión que tome hoy dicho colegiado.

Cronología

Offshore y las pesquisas antidrogas

23/03/2007

La Dirandro inicia operativo que culminó en la incautación de más de 200 toneladas de óxido de calcio.

17/04/2007

Inscripción de Andean Management SAC, con Isabel Miranda y Alfredo Sánchez como accionistas, ambos esposa e hijo de Orlando Sánchez Paredes.

22/09/2007

Pool de Maquinarias Industriales Santa Patricia S.A. (Pomispa), empresa hoy enjuiciada por lavado de dinero, transfiere sus activos valorizados en más de S/ 6 millones a favor de Andean Management.

21/10/2007

Representantes de Mossack Fonseca anuncian la venta de la offshore Fulltech Investments LLC a Silvia Sánchez Miranda, hija de Orlando Sánchez Paredes.

29/10/2007

Mónica De Ycaza anuncia la venta de la offshore Permanel Investment Limited a Silvia Sánchez Miranda.

13/11/2007

Fulltech Investments otorga un poder a favor de Isabel Miranda Hidalgo, esposa de Orlando Sánchez Paredes.

21/11/2007

Pomispa, representada por Orlando Sánchez Paredes, vende sus acciones en Andean Management a la empresa Fulltech Investment, por un precio de S/ 6 millones.

16/1/2008

El Ministerio Público dispone abrir investigación preliminar contra Orlando Sánchez y demás miembros de su familia por lavado de activos.

Carta aclaratoria by Jaisia Amaro on Scribd