Arbitrios confiscatorios

15 Ene 2018 | 6:04 h

Crisólogo Cáceres
Presidente de Aspec

Cada año es lo mismo. Los vecinos se enteran de que los arbitrios volvieron a subir, muchas veces de manera desmesurada. Los casos de las municipalidades de San Juan de Miraflores (51%), Pucusana (33%), La Molina y Carabayllo (31%) y Pachacámac (30%) dan buena cuenta de ello.

Si bien es cierto que la Constitución establece en su artículo 74° que los gobiernos locales pueden crear, modificar y suprimir los montos de los arbitrios; también es verdad que el ejercicio de dicha potestad tributaria debe respetar una serie de reglas y, en ningún caso, puede tener efectos confiscatorios.

Los arbitrios son las tasas que se pagan por la prestación o mantenimiento de un servicio público individualizado (serenazgo, parques y jardines, recojo de basura). Para determinarlos, las municipalidades deben respetar los criterios siguientes: i) Su monto se determina en función del costo efectivo del servicio prestado. El municipio no debe lucrar a expensas de los vecinos; ii) Las ordenanzas que aprueban dichos montos deben fundamentar técnica y económicamente los costos efectivos que demanda la prestación del servicio, según el número de contribuyentes de la localidad beneficiada; y iii) Los incrementos no pueden exceder del porcentaje de variación del Índice de Precios al Consumidor.

Además, las ordenanzas ediles de nivel distrital que aprueban los arbitrios deben ser ratificadas por la municipalidad provincial para su entrada en vigencia. ¿La Municipalidad de Lima Metropolitana ratificó los montos confiscatorios antes mencionados?

A inicios de año, el SAT anunció que, con arreglo a ley, el incremento en el monto de los arbitrios no podía exceder el 15%. Sin embargo, la realidad es otra. Pregunta: ¿El SAT, el Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo o alguna procuraduría harán esta vez algo al respecto?... Vale la pena soñar.

Te puede interesar