Lerner Febres: “Se ha pervertido y prostituido el concepto de reconciliación”