El linchamiento de PPK, por Ricardo Uceda

La República
18 Dic 2017 | 13:52 h

Los vacíos en las explicaciones del presidente. Las pruebas no importan. ¿Qué es incapacidad moral? Recordando la destitución de Fujimori en el 2000. El vicepresidente Martín Vizcarra calienta cuerpo.

Dos apariciones públicas de PPK no han disipado presunciones de que obtuvo ingresos ilícitos provenientes de Odebrecht. Exposiciones privadas tampoco. Apretado por Alejandro Castillo, en Canal N, el ministro de Defensa, Jorge Nieto, admitió que después de haber escuchado muchas horas al presidente, encontraba “zonas grises” en su explicación.

Las cuestiones en duda se relacionan con indicios de que usó su empresa Westfield para beneficiarse con contratos de Odebrecht mientras era Ministro de Economía y Primer Ministro, en 2004 y 2006. De esos años se reportan cuatro pagos a Westfield por US$ 62,479, la mayoría reembolso de gastos. PPK afirma que, por entonces, la empresa era gestionada por su socio chileno Gerardo Sepúlveda. Llegó a decir –para crispación de los incrédulos− que recién ha conocido los contratos con Odebrecht. Sepúlveda nunca le consultó ni le informó, y él prefería no saber qué estaba haciendo.

PUEDES VER Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz no renunciarán si PPK es vacado

Si esto fuera cierto y PPK lo demostrara, saldría bien librado de acusaciones penales. ¿Pero es cierto y puede demostrarlo?

Los vacíos

PPK aún no ha exhibido documentación de su apartamiento de Westfield y del empoderamiento de Sepúlveda. ¿Hay una carta formal encargándosela? ¿Hay comunicaciones a bancos, a clientes, señalando que sería él y no PPK quien manejaría la empresa? ¿Quién firmaba los reportes anuales a las autoridades norteamericanas? Si no existe documentación convincente su testimonio carecerá de credibilidad.

Otro tipo de descargos se relacionan con los servicios que prestó Westfield a Odebrecht. La primera cuestión es si son reales o encubren un pago por otra prestación. En el debate parlamentario los fujimoristas dijeron que disfrazaban un soborno. Odebrecht ha aclarado que recibió servicios efectivos. ¿Tiene PPK un informe detallado que justifique las actividades y los cobros? Se entiende que si él no gestionó Westfield esta rendición debería hacerla el gestor. ¿Existe ese registro por parte de Sepúlveda?

Las utilidades

En cuanto a la transferencia de US$ 380,000 hecha por Westfield a una cuenta de PPK en el BCP en 2007, cuando ya no era ministro, representaría pago de utilidades –el las llamó “dividendos”−, aunque falta más información sobre el período correspondiente. Sin embargo, aun cuando el presidente mostrara abultada documentación referida tanto a su ajenidad de Westfield durante su etapa ministerial, cuanto a la autenticidad de los servicios pactados por Sepúlveda, faltaría algo esencial: una impecable comprobación. Esta necesidad se corresponde con la inverosímil versión de Kuczynski.

Así pues, saber la verdad demoraría más que la semana prevista por la mayoría del Congreso para resolver la crisis. Probablemente el estudio de los correos electrónicos entre PPK y Sepúlveda resolvería muchas dudas. No obstante, un trabajo para demostrar que PPK violó la ley cuando era ministro de Alejandro Toledo, hace doce años, solo abre el camino para una posible acusación fiscal al término de su mandato, en el 2021. Por eso el proceso para vacarlo no tiene como base una supuesta corrupción, aunque esta sea la envoltura. Su motivo formal −por escrito, en la moción− es que ha mentido.

La mentira

¿Cómo saber si mintió? La única forma es investigando los aspectos descritos. Pero los acusadores se han eximido de esta tarea dando por sentado que ya mintió cuando dio explicaciones incompletas y contradictorias. Además, amparándose en que la vacancia se decide con criterios políticos y no jurídicos. Es cierto que la Constitución no establece demasiadas exigencias para vacar por incapacidad moral a un mandatario. Una alta mayoría calificada puede licenciarlo de un día para otro. Al punto que el constitucionalista Aníbal Quiroga, en un programa de televisión, definió de este modo el cargo bajo el cual puede ser destituido un presidente:

− ¿Incapacidad moral? Es lo que opinan 87 congresistas.

Quiroga parte de la premisa de que es imposible probar la incapacidad moral, o desecharla objetivamente. Un presidente que no tiene mínimo apoyo en el Congreso cae en cualquier momento, dice, como un avión que perdiera la resistencia del aire que lo sostiene mientras vuela. Y como el sistema es así, importan poco las razones. PPK será linchado el jueves 23, si existe la mayoría requerida.

Hace 17 años

La opinión de Quiroga, desde luego, no es compartida por todos. Quien fuera abogado de Alberto Fujimori, César Nakazaki, ha difundido un video dedicado con mayor intención a los fujimoristas, a quienes les expresa que Alberto Fujimori fue vacado y luego inhabilitado sin debido proceso. Nakazaki postula que Fujimori debió tener mayor espacio de defensa, siquiera a través de un abogado, cuando fue destituido. “Por eso me llama la atención que la fuerza política que sufrió la violación de los debidos procesos parlamentarios hoy no lucha por que sí se respeten”, afirmó.

La diferencia es que Fujimori había renunciado por correo electrónico desde Japón el 19 de noviembre del 2000. El Consejo Directivo se reunió el 20 y convocó a un pleno el 21, a fin de considerarla. La asamblea aprobó discutir primero una moción de vacancia por incapacidad moral, que fue votada antes de la renuncia. Oponiéndose, los fujimoristas de Perú 2000, la bancada antecesora de Fuerza Popular, se retiraron del hemiciclo y no votaron. Durante el debate no protestaron por una falta de debido proceso sino por el cambio del orden de votación de las mociones.

Debido proceso

Ántero Flores-Aráoz, que estuvo en aquella sesión votando por la vacancia, sostiene que hubo debido proceso entonces y que falta ahora, en el caso de PPK. “Había en el 2000, además de la renuncia de Fujimori, muchas otras evidencias de incapacidad moral. En cambio ahora definir si existe en el caso de PPK, se torna arbitrario”. Aceptando el sistema como lo explica Quiroga, la calidad de las acusaciones importa poco. De hecho varias bancadas tenían postura tomada antes de escuchar a PPK.

En la bancada de Fuerza Popular, es posible que haya votos adicionales al de Kenji Fujimori, opuesto a la vacancia. Hay pocas dudas sobre la votación por la vacancia del Frente Amplio, autor de la moción, así como del hasta hace poco oficialista Alianza para el Progreso. En el APRA, un plenario celebrado el fin de semana ha ordenado a sus congresistas votar por la vacancia, pero claramente Jorge del Castillo y Luciana León no muestran el entusiasmo de Mauricio Mulder y Javier Velásquez Quesquén por destituir a PPK. El domingo PPK dijo que tenía confianza en no ser vacado. Pero un mensaje de Twitter del vicepresidente Martín Vizcarra, proclamando su “compromiso con la gobernabilidad”, indica que ya está listo para ponerse la banda presidencial.

Lazy loaded component