Créditos millonarios y confesiones que apuntan al BNDES con Lava Jato

La República
25 10 2017 | 13:41h

Corrupción. Empresarios revelaron a Fiscalía de Brasil cómo se repartió el dinero al más alto nivel para garantizar créditos para obras ejecutadas por compañías investigadas en Lava Jato. Convoca.pe accedió a documentos que alertan sobre malos manejos.

Uno de los actores más discretos de la trama de corrupción de Lava Jato es el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES), que entre 2002 y 2015 otorgó préstamos por más 14 mil millones de dólares a compañías para la construcción de carreteras y diversas obras de infraestructura en Perú, Venezuela, República Dominicana, Argentina, Angola, entre otros países. La mayoría de ellas está involucrada en el escándalo de los pagos de sobornos a funcionarios públicos y políticos.

Este monto millonario de préstamos equivale a la tercera parte del presupuesto público de Perú en 2017 y sale de las arcas del tesoro público de Brasil que se alimenta de los aportes de sus ciudadanos para expandir los negocios de las empresas brasileñas en diversos países de América Latina y África.

PUEDES VER El oficio completo que PPK envió a la Comisión Lava Jato

Los ejecutivos de algunas compañías investigadas por corrupción confesaron al Ministerio Público de Brasil cómo se repartió el dinero al más alto nivel con tal de asegurarse el financiamiento del BNDES.

Hoy que el banco estatal brasileño se encuentra en la etapa final de una auditoría interna que realiza sobre estos hechos, Convoca.pe da cuenta sobre pagos millonarios e irregularidades que apuntan al BNDES, como parte del proyecto colaborativo ‘Investiga Lava Jato’ en el que participan más de 20 periodistas de América Latina y África

Uno de estos documentos es el informe de 2014 del Tribunal de Cuentas de la Unión de Brasil en el que señala que halló una política de opacidad en la información de los créditos del banco. Esta institución tiene por lo menos siete investigaciones abiertas por el otorgamiento de financiamientos en el exterior.

Las favoritas

Las empresas que protagonizan el escándalo Lava Jato concentraron los créditos otorgados por el banco al sector construcción: Odebrecht obtuvo el 69,9% de los préstamos, seguida de Andrade Gutiérrez (19,7%) y Camargo Correa (5,2%), de acuerdo con la base de datos del BNDES, procesada por Convoca.pe hasta la tercera semana de setiembre.

El principal destino del dinero fue Angola, seguido por Venezuela, República Dominicana, Argentina, Cuba, Mozambique, Perú, entre otros (Ver ranking).

Varias de estas operaciones se dieron de manera discrecional, según el informe del Tribunal de Cuentas de la Unión. Por ejemplo, el banco no tenía una base de datos de los préstamos cancelados, por lo cual fue difícil evaluar si habían favorecido a algunas compañías en desmedro de otras.

El Tribunal también encontró que algunas empresas al solicitar sus créditos planteaban presupuestos que no concordaban con los valores del mercado. Así, hubo “insuficiencia en certificar la compatibilidad del presupuesto del proyecto presentado con parámetros de costes internacionales practicados en el país importador”. Es decir, se abrió las puertas al sobrecosto.

Para el investigador Caio Borges, de la organización brasileña Conectas, tampoco hay transparencia sobre los impactos ambientales que pueden generar las obras que gozan de los créditos del banco. “Hay un acceso limitado a una serie de documentos e informaciones acerca de los mecanismos utilizados por el banco en la evaluación de los posibles impactos socioambientales y de violaciones a los derechos humanos generados por los proyectos financiados”, apuntó.

En Perú, la base de datos muestra el registro de 60 créditos entre enero de 2002 y julio de 2014, pero solo aparecen los montos vinculados a dos obras: la construcción de la central hidroeléctrica de Chaglla (Huánuco) por 340,4 millones de dólares en manos de Odebrecht, y otro que se usó en la planta de desalinización de agua para el proyecto Bayóvar (Piura) por 58,2 millones de dólares a cargo de la compañía Andrade Gutiérrez.

Chaglla, que se convirtió en el tercer complejo hidroeléctrico más grande del país, entusiasmó tanto al presidente Pedro Pablo Kuczynski que cuando era candidato visitó a los ingenieros brasileños y grabó un video elogiando el proyecto.

El otorgamiento de estos créditos depende de decisiones del más alto nivel. El 62,3% se otorgan mediante un contrato entre el BNDES y el gobierno extranjero mientras que el 37,7% se firma con la compañía. En cualquier caso, antes de otorgar un préstamo, el BNDES se asegura de que a la empresa le haya adjudicado el proyecto en el exterior.

En esa toma de decisiones, los pagos van y vienen según refieren los delatores. Por ejemplo, el director de relaciones institucionales del grupo empresarial J&F, Ricardo Saud, confesó que realizó pagos por 15 millones de reales (unos 6 mil 756 millones de dólares al tipo de cambio de cuando sucedieron los hechos) a favor de senadores del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el hoy presidente de Brasil, Michel Temer. J&F es dueño de la mayor procesadora mundial de carne.

En la denuncia contra Temer del ex procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, aparece que los pagos fueron “retirados de una cuenta corriente de propinas (coimas)” como resultado de negocios conseguidos con el BNDES.

Según la línea de investigación de los fiscales, J&F hacía depósitos cada vez que el partido de gobierno le ayudaba a obtener préstamos en el banco. Pero el fiscal Iván Marx, quien está a cargo de estas pesquisas, asegura que J&F aún no ha contado todo.

Odebrecht que obtuvo, entre 2002 y 2015 préstamos del BNDES por 10 mil 207 millones 967 dólares, debió echar mano de la misma estrategia que JBS. Según Emílio Odebrecht, padre de Marcelo Odebrecht, ex presidente de la compañía, la empresa buscó en 2009 al presidente Lula da Silva para que interviniera a favor suyo al interior del BNDES.

Accede al reportaje completo en www.convoca.pe

BNDES

Auditoría del BNDES en etapa final

El BNDES respondió vía correo electrónico a Convoca.pe, mediante su Oficina de Prensa, que “los hechos provenientes de investigaciones oficiales son objeto de evaluación integral por comisiones de recuento interno constituidas por el BNDES, que aún están en fase conclusiva”. Recordaron que en octubre pasado anunciaron un nuevo procedimiento para el financiamiento de las empresas brasileñas en el exterior y que formaron la Comissão de Apuração Interna (CAI) que ya se encuentra en su etapa final.

Además, aseguraron que en el otorgamiento de créditos toman en cuenta los impactos ambientales según la legislación vigente en el país donde se ejecute el proyecto.