ALERTA - Nuevas medidas contra la COVID-19: ¿Qué se puede y qué no se puede hacer desde hoy?

¿Es horrorosa la ley que despenaliza las relaciones entre mayores de 14 años?

@larepublica_pe

20 Ago 2017 | 20:30 h
La Republica

Análisis. En la interpretación del Arzobispo de Arequipa esta norma permite que hasta un adulto pueda seducir a una menor de edad, violarla y que no le pase nada al agresor. Mentira. Dictamen solo se aplica a relaciones sexuales consentidas, no las forzadas. 

El Arzobispo de Arequipa, monseñor Javier del Río Alva, señala que cuando utilizó el adjetivo horroroso no se refería al magistrado Óscar Urviola Hani sino a la calidad de un dictamen emitido por el Tribunal Constitucional (TC) en  2012 que despenaliza las relaciones sexuales consentidas entre mayores de 14 años. Atribuyéndosela al magistrado como si esta fuese una decisión personal y no de todo el pleno.

¿Pero tiene razón el prelado en  su aseveración? Veamos.

PUEDES VER: Las iras santas del arzobispo Del Río contra Urviola del TC [AUDIO]

Hasta el 2006, el entonces código penal vigente establecía que los mayores de 14 años tenían el derecho y capacidad de dar su consentimiento para tener relaciones sexuales con otros menores o mayores, sin que se considere una violación. Esa regulación es conocida como la edad del consentimiento sexual, que en cada país se establece de manera distinta desde los 13, 14, 16 y 18 años.

Ese año (2006), el Congreso modificó esta figura con la promulgación de la ley 28704. Esta señalaba que la edad del consentimiento eran los 18 años. Por lo que todo tipo de relación sexual con un menor se tipificaba entonces como violación. Si una menor tenía relaciones con otro, el mayor de ellos-así sea menor de edad-  era él quien cometía la vejación y de la misma manera con un mayor de edad. La pena por este delito era no menor de 25 ni mayor de 30 años de cárcel. 

Hubo varios proyectos de ley en el Congreso para volver el código penal a su anterior estado; sin embargo, no se aprobaron.

 El 3 de abril del 2012, se presentó una acción de inconstitucionalidad a la norma con la adhesión de 10 mil 609 peruanos. Se consideraba que la norma era incompatible con los derechos de los adolescentes al libre desarrollo de su personalidad, y a la igualdad y no discriminación para acceder a información referida a salud sexual y reproductiva.    

Antes de emitir una sentencia sobre el tema, los magistrados del TC realizaron una audiencia para escuchar los alegatos a favor y en contra de declarar la norma inconstitucional. El 12 de diciembre del 2012, cinco de los 7 magistrados integrantes del TC declararon fundada la demanda, por acreditarse que vulneraba los derechos a la libre personalidad de los menores.  

En contra 

Durante su alocución, el arzobispo indicó que con esta sentencia “ahora un hombre de 45 años, con toda su virilidad y toda su fuerza puede tener relaciones sexuales con una niña de 14 años. Y si la niña no demuestra que el hombre la violentó se presume la inocencia del mayor”. Sin embargo, lo dicho por el prelado es desmesurado, dice Urviola y especialistas en Derecho Penal. Se despenalizan las relaciones sexuales entre menores y no cuando un adulto ataca a una menor.  

Urviola indicó que antes de la sentencia del TC, declarando la inconstitucionalidad de la norma, se generaban situaciones injustas. Por ejemplo, citó casos de parejas que tenían hijos en común, pero cuando acudían a la posta detenían al mayor por la supuesta vejación. Los médicos estaban obligados a denunciarlos.

En cuanto al hecho de que alguien de avanzada edad tenga relaciones sexuales con una menor, y se le considere inocente, el abogado Javier Cornejo señala que no es del todo cierto. En el Código Penal existe el delito de seducción de menores, que se da cuando un mayor tiene relaciones con un mayor de 14 mediante engaños. “La gran diferencia de edades entre ambos puede permitir deducir que hubo una vulneración en la libertad sexual. Al fiscal debe despertar la sospecha del engaño”, explicó. 

Se debe respetar 

Cuando se planteó la inconstitucionalidad de la norma, el Fondo de Poblaciones de las Naciones Unidas, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA y la Defensoría del Pueblo apoyaron la demanda. 

Si bien el dictamen se dio cuando Óscar Urviola era presidente del TC, la decisión fue tomada por varios magistrados. Por esta razón el magistrado señaló que el arzobispo no debe personalizar las sentencias de un colegiado.  

Aseguró que el TC es una institución de la República, donde está vigente la Constitución, que califica al Estado como laico, por lo que las decisiones no se toman en base a doctrinas religiosas.