Lazy loaded image

Playa, historia y gastronomía en CERRO AZUL [VIDEO]

A pocos kilómetros al sur de Lima, Cerro Azul se muestra como un destino ideal para escapar del caos capitalino en estas Fiestas Patrias.

La República
22 Jul 2019 | 12:56 h

Ver la chalana con la imagen de San Pedro internándose en el mar tiene una connotación especial en Cerro Azul: nos hace remontar a esa antiquísima tradición pesquera que se remontan siglos antes del esplendor incaico.

Me refiero a los Huarcos, cuyos restos arqueológicos se alzan imponentes en el morro vecino al este puerto ubicado al sur de Lima, más precisamente a la altura del kilómetro 130 de la Panamericana Sur, en la provincia de Cañete.

Foto: Difusión

Desde el muelle o desde la plaza de Cerro Azul, el morro luce como un enorme bloque de piedra con unas extrañas terrazas gastadas por el tiempo que se alzan casi hasta la cima del cerro vecino. Pero, al llegar, los visitantes se sorprenden con las imponentes construcciones de adobe, la enorme plaza y varias grandes pirámides situadas casi a orillas del mar y que parecen borradas por un antiguo tsunami.

Al subir al morro comprobamos la presencia inca por unos finos adobes que emergen casi en la cima, pero al subir hasta el antiguo faro comprobamos, no sin asombro, que debajo de nuestros pies, sobre el abismo aún se pueden distinguir un balcón elaborado con bloques de piedra tallado al mejor estilo inca clásico.

Muro inca en el Morro de Cerro Azul

Ahora sabemos que los huarcos y los incas tuvieron a Cerro Azul como un epicentro comercial, pesquero y cultural ubicado precisamente en los límites de las cutluras Ishma (Lima) y Chincha (Ica). También se sabe que su bella construcción de piedra fue defendida por colonos y virreyes, sin embargo, con el paso del tiempo sus finas piedras incas terminaron convertidas en los escalones de la Catedral de Lima, de la iglesia de San Luis, en Cañete, y para la construcción de antiguas casonas en el puerto.

Por suerte, este yacimiento arqueológico forma parte ahora del Proyecto Integral Huarco del Qhapaq Ñan, dirigido por Nina Castillo Sanchez, con la participación de un equipo joven y voluntarioso de arqueólogos integrado por Rodrigo Areche Espinola,Samy Irazabal Valencia y Bryan Nuñez Aparcana. Ellos no sólo han realizado valiosos hallazgos, también han sabido integrar a la población local y convencer a los visitantes de la necesidad de cuidar e investigar a los antiguos huarcos. El equipo en pleno dicta charlas, organiza caminatas y hasta se presentan en ela feria del muelle para premiar a los turistas con maquetas y otros recuerdos del Programa Qhapaq Ñan, previo curso sobre los huarcos y la importancia arqueológica de Cerro Azul.

Cerro Azul y Qapaq Ñam

Para las vacaciones escolares y los feriados de Fiestas Patrias, Cerro Azul se presenta como un destino ideal: tan cerca de Lima y tan lejos de su contaminación y cielo panza de burro.

En Cerro Azul los surfistas pueden gozar las rompientes vecinas al muelle, se puede realizar una revitalizadora caminata por el circuito arqueológico y la playa vecina, se puede gozar su fina gastronomía y existen buenos hoteles como para todos los gustos y presupuestos. Por si fuera poco, Cerro Azul está integrado al circuito de Lunahuaná y, como para probar la camioneta, hasta Huancaya y Vilcas, dos poblados inmersos en la Reserva Paisajística Nor Yauyos-Cochas. Se trata, sin duda, de uno de los paisajes serranos mas bellos del mundo andino, con sus secuencia de pequeñas cataratas y sus bellas lagunas de aguas turquesas. Ideal para acampar y utilizar el kid que ofrece PERÚ SORPRENDENTE, poner a prueba tu caña con la bicicleta de montaña o realizar caminatas por sus antiguos caminos rurales.

Lazy loaded component

Video Recomendado

Lazy loaded component