Columnista invitado

Columnista invitado

Más columnas

Columnista invitado

Una crisis que pudo evitarse, por Omar Cairo 26 Nov 2022 | 6:11 h

Columnista invitado

Una contrarreforma innecesaria, por Iván Ortiz25 Nov 2022 | 17:35 h

Una Alianza del Pacífico más cercana

La Cumbre en México contará con la participación de los congresos de los cuatro países miembros, por conducto de sus comisiones de seguimiento y acompañamiento parlamentario al mecanismo, así como de representantes del ámbito empresarial y productivo de nuestras naciones, agrupados en los consejos empresariales de cada país.

Por: Pablo Monroy Conesa, embajador de México en el Perú.

La Alianza del Pacífico (AP) es, sin lugar a dudas, uno de los mecanismos de integración económica y comercial más innovadores, pragmáticos y eficaces del mundo, y durante los próximos 24 y 25 de noviembre celebrará su XVII Cumbre Presidencial en la Ciudad de México.

En poco más de una década, los acuerdos que han alcanzado sus cuatro países miembros –Chile, Colombia, México y el Perú– para facilitar la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas, así como para promover espacios de cooperación internacional, han convertido a la AP en un referente global. Actualmente, la Alianza se ubica como la novena economía y la sexta potencia exportadora a nivel mundial, mientras que, en Latinoamérica, concentra el 41.7% del PIB regional, el 58.8% del comercio y el 51.1% de los flujos de Inversión Extranjera Directa. Por si fuera poco, esta integración en evolución ha logrado que el número de viajeros entre los cuatros países se haya incrementado hasta en 268%, alentado con ello el turismo y las inversiones.

Convencida del éxito y potencial que tiene el mecanismo, la presidencia pro-témpore de México durante 2022 se ha enfocado en lograr que estos avances se traduzcan en beneficios concretos y tangibles para la población de los países miembros. Bajo esta encomienda, México propuso y desarrolló una agenda de trabajo con enfoque en la recuperación de la economía después de la pandemia; el impulso a la igualdad de género; el fomento a la participación social de la juventud; la consolidación del mercado digital regional; y el fortalecimiento de las industrias creativas.

Todos estos temas y otros serán abordados en la próxima Cumbre en la capital mexicana: una oportunidad excepcional para que las delegaciones de los países miembros discutan y acuerden espacios de actuación y cooperación regional, iniciativas encaminadas a la creación y fortalecimiento de cadenas de valor e, incluso, la posibilidad de incorporar a nuevos países al mecanismo.

Este encuentro presidencial estará marcado como el primero en el que los gobiernos de los cuatro países miembros coinciden en el profundo interés y necesidad de trasladar los beneficios del libre comercio a sectores más amplios de la sociedad, y será el marco en el cual México hará entrega al Perú de la presidencia pro-témpore del mecanismo, a fin de que, durante 2023, el Perú continúe e imprima nuevos bríos a los esfuerzos por conseguir los objetivos que nos hemos planteado en esta materia.

Además, como es costumbre en la Alianza del Pacífico, la Cumbre en México contará con la participación de los congresos de los cuatro países miembros, por conducto de sus comisiones de seguimiento y acompañamiento parlamentario al mecanismo, así como de representantes del ámbito empresarial y productivo de nuestras naciones, agrupados en los consejos empresariales de cada país. Con ello se busca que los trabajos de la Alianza se nutran de los puntos de vista, inquietudes y propuestas de estos sectores primordiales, con miras a facilitar las inversiones y el comercio con impacto social, incluso mediante acciones legislativas, desde una perspectiva integral del Estado.

Todo esto hace innegable la relevancia de que los cuatro países miembros puedan participar en la próxima Cumbre al más alto nivel, a fin de garantizar la solidez de los acuerdos a los que se lleguen, la transición exitosa de la presidencia pro-témpore de México al Perú, y la renovación del compromiso de seguir avanzando hacia sociedades más prósperas, justas e igualitarias.