Maritza Espinoza

Maritza Espinoza

Choque y fuga
Periodista por la UNMSM. Se inició en 1979 como reportera, luego editora de revistas, entrevistadora y columnista. En tv, conductora de reality show y, en radio, un programa de comentarios sobre tv. Ha publicado libro de autoayuda para parejas, y otro, para adolescentes. Videocolumna política y coconduce entrevistas (Entrometidas) en LaMula.pe.

Más columnas

Maritza Espinoza

¿First lady en fuga?21 Set 2022 | 7:23 h

Maritza Espinoza

¿Antauro versus Williams?14 Set 2022 | 9:43 h

Maritza Espinoza

Aníbal contra el mundo07 Set 2022 | 7:53 h

Maritza Espinoza

Los puntos milagrosos31 Ago 2022 | 7:21 h

¿First lady en fuga?

“Cuando la doña decidió irse a hacer shopping a Niuyol, perdón, a acompañar a su consorte a sus importantes tareas...”.

La comprensible indignación con la corrupción en el Gobierno parece haber nublado la lógica de algunos celosos guardianes de la justicia que arguyen que, como la primera dama salió del país cuando estaba “a punto” de que se le emita el impedimento de salida, el Poder judicial debe meterle mínimo treinta y seis meses de prisión preliminar apenas regrese al país.

¿Perdón? Algo aquí hace ruido. ¿No se supone que, si vuelve, sería una prueba fehaciente de que la inculpada no tiene intenciones de huir? Cuando la doña decidió irse a hacer shopping a Niuyol, perdón, a acompañar a su consorte a sus importantes tareas protocolares en la ONU, no tenía impedimento de salida vigente. ¿Es su culpa acaso que la Fiscalía emita sus resoluciones a paso de tortuga?

PUEDES VER: Pedro Castillo a Lilia Paredes: “Tenemos que ser fuertes para sacar adelante a este país”

Sus detractores aseguran que su esposo, el presidente, había prometido que ella entregaría su pasaporte como prueba de su intención de no abandonar el país. Uno: a estas alturas hay que ser ingenuos para creer en la palabra de don Pedro, que vale más o menos lo que una moneda de tres soles. Dos: ¿por qué tendría que ser el caballero quien avale la entrega del pasaporte? Con todo lo que cuesta conseguir uno de esos dichosos documentos hoy en día, ¿quién en su sano juicio se desprendería de él sin siquiera haberlo usado una vez y, más aún, si en el panorama estaba conocer nada menos que la Big Apple?

¿Y si no vuelve?, arguyen los desconfiados. Pues peor para ella. Ni Montesinos, con todos sus millones, pudo mantenerse escondido en Venezuela más que unos cuantos y agónicos meses. Ser prófugo en el extranjero, señores, es lo más difícil del mundo y más si en tu flamante pasaporte hay apenas un mísero sellito de salida del país y nadie de tu familia cercana para apapacharte.

PUEDES VER: Pedro Castillo sigue sin poder levantar sus cifras de aprobación

A doña Lilia, que sé que volverá, solo un sano consejo: cuando vaya de shopping, ni se le ocurra comprarse chocolates Godiva. Traen mala suerte. Y, encima, aquí tenemos unos de cacao peruano que rayan en el extranjero.