René Gastelumendi

René Gastelumendi

Más columnas

René Gastelumendi

Versos de confianza, por René Gastelumendi 02 Dic 2022 | 4:55 h

René Gastelumendi

Revolución pollera, por René Gastelumendi25 Nov 2022 | 6:07 h

René Gastelumendi

No hay tregua en esta guerra18 Nov 2022 | 8:12 h

René Gastelumendi

La toma de Lima, por René Gastelumendi 11 Nov 2022 | 5:41 h

Vivir de audios, videos y traiciones

“La ciudadanía percibe, cada vez más confundida, que nadie está libre de pecado como para arrojar la primera piedra”.

Desde la época de los recordados “vladivideos”, hace ya más de veinte años, la sociedad peruana ha venido acostumbrándose a entregas periódicas, muy seguidas, de material audiovisual -de interés público- que revela las verdaderas motivaciones de nuestra clase política, básicamente referidas a temas de corrupción y mero cálculo político en desmedro del interés común.

Conversaciones, grabaciones, videos que nos enrostran el lado oscuro, tras bambalinas, que nuestros políticos pretenden esconder detrás de sus apariciones públicas y controladas, para luego verlos desfilando ante jueces, fiscales y, en no pocos casos, hacia la prisión o los arrestos domiciliarios.

PUEDES VER: Lady Camones: “Me pedían que no atienda proyectos a cambio de votar contra la censura”

Abundan los ejemplos, no solo los “vladivideos”, los “petroaudios”, los chats de la “mototaxi” y, más recientemente, los audios de César Acuña, líder de Alianza Para el Progreso, también somos impávidos consumidores de una retahíla de filtraciones de testimonios o colaboraciones eficaces que dejan muy mal parados a nuestros políticos quienes, dada la indignación de una sociedad que ha sido empujada a invertir una ecuación elemental: en el Perú no hay que demostrar la culpabilidad, hay que demostrar la inocencia.

Peligroso. Una frontera difusa entre la lucha contra la impunidad y verdaderas cacerías de brujas. ¿Quién define los límites correctos? Una de las consecuencias más perturbadoras es que en ese esquema de fronteras difusas, de todos contra todos, de guerra permanente, la ciudadanía percibe, cada vez más confundida, que nadie está libre de pecado como para arrojar la primera piedra y que ya no solo tiene que elegir al menos malo, sino al menos mafioso, que es peor.

PUEDES VER: Lady Camones: JEE Lima Centro determina que no infringió principio de neutralidad tras audios con Acuña

La mafia que está en el poder es combatida con la mafia que está en el Parlamento y la mafia que está en el parlamento combate a la que está en el poder. La mafia que perdió las elecciones combate a la mafia que las ganó y así, sucesivamente, hasta la próxima mafia, el próximo audio, el próximo video, la próxima colaboración eficaz, la próxima traición. Nosotros, los periodistas, por cierto, tenemos el deber de publicarlo todo.