Maritza Espinoza

Maritza Espinoza

Periodista por la UNMSM. Se inició en 1979 como reportera, luego editora de revistas, entrevistadora y columnista. En tv, conductora de reality show y, en radio, un programa de comentarios sobre tv. Ha publicado libro de autoayuda para parejas, y otro, para adolescentes. Videocolumna política y coconduce entrevistas (Entrometidas) en LaMula.pe.

Más columnas

Maritza Espinoza

El genio trucho23 Nov 2022 | 7:20 h

Maritza Espinoza

¿Bad Bunny o la economía?16 Nov 2022 | 7:44 h

Maritza Espinoza

La marcha coja09 Nov 2022 | 8:24 h

Maritza Espinoza

Lula versus Castillo02 Nov 2022 | 7:34 h

Los puntos milagrosos

“Los insultos y descalificaciones de la derecha y sus medios han terminado generando un efecto teflón...”.

Todavía faltan dos meses para octubre, pero los peruanos ya tenemos un primer y asombroso milagro: todos los defensores de Pedro Castillo, los mismos que hace dos meses aseguraban que las encuestadoras estaban compradas por “los poderes fácticos”, hoy han abrazado una fe ciega en las cifras de esas mismas encuestadoras que, en los últimos dos meses, han registrado un repunte de la popularidad presidencial.

Y es cierto: Castillo ha subido un promedio de cinco puntitos en los últimos dos meses, algo que resulta otro milagro en medio del carnaval de corruptelas y desaciertos que es su gobierno, pero tampoco es para lanzar bombardas como pretenden sus ayayeros, porque todavía no puede hablarse de una tendencia estadística.

PUEDES VER: Pedro Castillo: la lucha por sobrevivir le ayudó a subir su aprobación en las encuestas

Pero ¿cuál es la explicación de tamaño prodigio? Los analistas se han desecho en rebuscadas explicaciones, desde la teoría del “next door man”, hasta la eficiencia de su nuevo discurso más agresivo y polarizador, pasando porque los sectores más bajos sentirían que Castillo es tan ladrón como los anteriores, pero (parafraseando a Roosevelt sobre Somoza) es SU ladrón.

Aunque plausibles, los argumentos son débiles por separado. Si la gente valorara tanto al “hombre como uno”, Castillo jamás hubiera bajado en las encuestas. Si su discurso agresivo y polarizador funcionara, hubiera triunfado en primera vuelta. Y eso de que lo sientan un “ladrón cercano” es una ofensa a los sectores populares.

PUEDES VER: Solo 8% dice que cree mucho en el Gobierno y 1% en el Congreso, según IEP

Sospecho que la explicación va más bien por la eterna paradoja de nuestra política: los insultos y descalificaciones de la derecha y sus medios han terminado generando un efecto teflón, tal como ocurrió con Martín Vizcarra, cuya popularidad les quita el sueño hasta hoy.

Si la derecha quiere realmente debilitar a Castillo tendría que comenzar por quedarse calladita y dejar que la fiscalía haga su trabajo. O plantear una salida realmente popular: un adelanto de elecciones que nos libre del desastre de este gobierno y, de paso, de la catástrofe que es el Congreso.