Lucia Solis

Lucia Solis

Casa de Brujas
Periodista feminista, activista y editora de género en Grupo La República. Licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid (en curso).

Más columnas

Lucia Solis

Nadie nace feminista ni antirracista22 Set 2022 | 7:03 h

Lucia Solis

Violencia política y equidistancia 08 Set 2022 | 7:36 h

No se trata de cambiar de canal

“Humillar a una mujer en situación de pobreza por la cantidad de hijos que tiene (…) es desconocer la fallida aplicación de la educación sexual integral en colegios, las barreras de acceso a métodos anticonceptivos, contextos de violencia y abandono y, sobre todo, atacar su capacidad de agencia por razones clasistas”.

No es la primera vez que Andrés Hurtado, cómico y conductor, utiliza su espacio televisivo para denigrar a personas pobres aprovechándose de su vulnerabilidad y necesidad. Hace unos días lo hizo con una mujer a la que atacó por tener seis hijos (dos de ellos enfermos) de dos hombres diferentes. “No puedes traer hijos al mundo y tenerlos así (…) No me das pena nada, me pareces irresponsable”, le dijo con el desprecio con el que suele hablarle a quienes asisten a su programa para pedir ayuda.

Y aunque muchas reacciones en redes sociales fueron sumamente críticas y apuntaron a la urgencia de una intervención por parte del Ministerio de la Mujer o a la Defensoría del Pueblo ante este tipo de humillaciones a mujeres y otras personas vulnerables, hubo otras que respaldaban a Hurtado y alegaban que, con 38 años, esta mujer ya debería saber qué hace, que existen muchos métodos, que por qué ‘’esta gente’' tiene hijos si no los pueden mantener. ¿Qué se habrán creído, no?

El discurso de Hurtado es más peligroso de lo que podrían parecer un par de minutos en señal abierta. Humillar a una mujer en situación de pobreza por la cantidad de hijos que tiene llamándola irresponsable por ‘’no saber cuidarse’' es desconocer la fallida aplicación de la educación sexual integral en colegios, las barreras de acceso a métodos anticonceptivos, contextos de violencia y abandono y, sobre todo, atacar su capacidad de agencia por razones clasistas.

PUEDES VER: Ejecutivo dispone capacitación obligatoria en enfoque de género para evitar violencia en el Estado

Las mujeres privilegiadas que deciden tener familias numerosas o que congelan sus óvulos no son señaladas por querer “traer hijos al mundo” peligroso en el que vivimos, por ejemplo. Porque, según el pensamiento de quienes defienden a Hurtado, la decisión de criar debe estar relacionada directamente con cuánta plata se tiene; ignorando así las circunstancias estructurales de desigualdad de las que son víctimas muchas mujeres que tienen también tienen derecho a tener los hijos que deseen.

Por creencias como las que ha expuesto Hurtado, pero que también son respaldadas por representantes públicos y personas en general, se han implementado políticas criminales como las esterilizaciones forzadas encabezadas por el dictador Alberto Fujimori. Debido a estas concepciones, miles de mujeres no pueden conciliar su vida laboral con la familiar y son apabulladas por el estigma y la humillación social.

Entonces, ¿simplemente cambiamos de canal como se propone siempre desde una óptica neoliberal? No deberíamos. El público tiene derecho a recibir contenido de calidad a través del espacio de radiodifusión que pertenece a todos los peruanos y peruanas. Por ello, no es solo cuestión de ignorar o intercambiar programas como el de Andrés Hurtado por otros, sino de demandar material que respete, como mínimo, los derechos humanos de las personas y que no promueva estereotipos de género ni estigmatización contra poblaciones vulnerables.

PUEDES VER: Andrés Hurtado afirma que será el próximo presidente del Perú: “No lo dudes”

En su pronunciamiento ante los dichos de Hurtado, el Ministerio de la Mujer recuerda que la Ley 28278 de Radio y Televisión “establece que los medios deben proteger y respetar los derechos de las personas, así como los principios y valores nacionales que se reconocen en nuestra Constitución, siendo uno de ellos el principio de igualdad y no discriminación”; recordándonos que la libertad de expresión también tiene límites: la integridad y representaciones de mujeres sin discriminación por razones de género o condición socioeconómica, por ejemplo.

El comunicado del Mimp exhorta a los medios y sus figuras a comprender su rol en la tarea de erradicación de estereotipos; una acción que ya queda corta tomando en cuenta las coberturas revictimizantes de violaciones o feminicidios y las conductoras de temas de farándula que hablan negativamente del cuerpo de otras mujeres, que promueven ataques de odio contra ellas por su vida sentimental o sexual y exponen a menores de edad. Los medios de comunicación, todos los medios de comunicación, son agentes sociales que educan, que forman y refuerzan imaginarios. Se trata de exigir la aplicación de un enfoque de género y de derechos humanos como base mínima para la divulgación de contenido. Nuevamente, la representación e integridad de muchas mujeres están de por medio.