Jorge Bruce

Jorge Bruce

El factor humano
Jorge Bruce es un reconocido psicoanalista de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ha publicado varias columnas de opinión en diversos medios de comunicación. Es autor del libro "Nos habíamos choleado tanto. Psicoanálisis y racismo".

Más columnas

Jorge Bruce

Nuestra fatiga es su aliada08 Ago 2022 | 7:40 h

Jorge Bruce

El Perú es más grande que sus presidentes01 Ago 2022 | 8:02 h

Jorge Bruce

La inutilidad de buscar salidas racionales25 Jul 2022 | 8:04 h

Jorge Bruce

Trastorno de estrés por los titulares18 Jul 2022 | 7:39 h

El Perú es más grande que sus presidentes

“Es cierto que la combinación de mediocridad de sus enemigos —María del Carmen Alva o Alejandro Cavero son un ejemplo—, con la complicidad corrupta de muchos congresistas, son boyas que lo mantienen a flote. Y vaya que Castillo sabe flotar”.

Para terminar de parafrasear a Basadre en la que acaso sea la cita más manida por su uso a diestra y siniestra, agregaría que el Perú es más grande no solo que sus presidentes, sino que toda su clase política. Castillo, es cierto, se presta admirablemente para la analogía.

Su pequeñez moral solo es comparable a su estatura intelectual y política. Y eso que la valla venía bastante baja, puesto que nadie puede afirmar, sin ruborizarse, que sus predecesores del siglo XXI hayan sido grandes estadistas ni modelos de comportamiento ético.

Sin embargo, pese a su notoria precariedad, tal como lo señalan con acierto Daniel Encinas y Rodrigo Barrenechea (Perú 2021: Democracia por defecto), se mantiene en el cargo contra todo pronóstico. No tiene un Dios te salve, pero Castillo aguanta. Es populista y es impopular.

PUEDES VER: Pedro Castillo sobre entrega de S/ 30.000 que le habría realizado Pacheco: “Rechazo las imputaciones”

Acaso esta sea su mayor virtud: sus clamorosas carencias y la ausencia de inhibiciones o escrúpulos, en una extraña combinación con sus miedos a la peligrosa situación en que se encuentra —si cae, lo más probable es que termine en prisión—, lo han convertido en un sobreviviente profesional.

Su absoluta desafiliación a cualquier ideología que no sea la del fugitivo perpetuo, lo han convertido en un hombre escurridizo e impermeable a cualquier asomo de autocrítica, tal como pudo apreciarse en el discurso del 28 de julio.

Es cierto que la combinación de mediocridad de sus enemigos —María del Carmen Alva o Alejandro Cavero son un ejemplo—, con la complicidad corrupta de muchos congresistas, son boyas que lo mantienen a flote. Y vaya que Castillo sabe flotar, pese a que hasta su vicepresidenta Dina Boluarte acecha en la sombra.

PUEDES VER: Jaime Quito: Pedro Castillo no se ha rodeado bien en su gobierno

Lo que no sabe es gobernar. Así como los congresistas no tienen la menor idea de cuál es la naturaleza de su trabajo. El Perú es más grande que sus dirigentes, pero no es una nave que funcione en piloto automático. Por el contrario, es de una extrema complejidad. Lo dice Daniel Innerarity en su libro Una teoría de la democracia compleja: “La principal amenaza de la democracia no es la violencia ni la corrupción, sino la simplicidad”.

Esto permite hacerse una idea de la gravedad de la situación. Por eso los estridentes discursos anticomunistas de la Willax People, aunados al racismo y clasismo más obtusos, le prolongan la vida a esta interminable agonía que estamos padeciendo.