Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Los pueblos indígenas en el centro, por Ítalo Cardona10 Ago 2022 | 8:31 h

Columnista invitado

La imperativa transformación digital01 Ago 2022 | 12:54 h

Lima y su visión geopolítica, por Miguel Romero Sotelo

“Un ejemplo de las ventajas que esta visión tiene para el desarrollo del país es el megapuerto de Chancay, que tiene todo el potencial para convertirse en el hub de América Latina...”.

Por Miguel Romero Sotelo, alcalde de Lima.

La Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) tiene un régimen especial jurídico que le otorga facultades y competencias de Gobierno regional en la jurisdicción de la provincia de Lima. Es decir, asume funciones tanto municipales como regionales.

Después de varios intentos -desde el año 2011- de formar parte de la Asamblea Nacional de Gobernadores Regionales (ANGR), recién el 17 de junio de este año la MML fue incorporada como miembro pleno de esta importante organización.

PUEDES VER: Congreso: ¿cuál de las ‘5 Limas’ elegirías si se aprueba el PL de nueva división?

La incorporación plena de la MML se produjo luego de que la comuna limeña, Lima provincias, Áncash y el Callao decidieran formar la Mancomunidad Regional Bicentenario, con el objetivo de identificar potencialidades para la priorización y ejecución de proyectos productivos, sociales, turísticos, ambientales y conectividades viales y marítimas, en beneficio de sus trece millones de habitantes que representan el 40% de la población del país, el 48% del PBI nacional y el 90% de renta de aduanas.

Con esta facultad participé la semana pasada en la V Cumbre de la Descentralización organizada en Piura por la ANGR. La participación por primera vez de un alcalde de Lima en este foro regional simboliza un giro de 180 grados en la tradicional gestión de la comuna metropolitana. Lejos de encerrarse en el ámbito del Cercado, Lima tiene hoy una visión geopolítica integradora y aspira a que se le vea como irradiadora del desarrollo nacional, dejando atrás el centralismo que no aporta al futuro del país.

Por ello creemos que la visión de Lima metropolitana debe tener cuatro niveles: global, para conectarse a la nueva economía mundial en la cuenca del Pacífico; nacional, formando megarregiones transversales mar, costa, ande y Amazonía hacia un país bioceánico; regional, promoviendo la formación de mancomunidades regionales; y metropolitana, con la formación de cinco Limas o unidades territoriales policéntricas y sostenibles.

PUEDES VER: Miguel Romero Sotelo explica cuál sería la composición de las 5 Limas en vez de los 42 distritos actuales

Un ejemplo de las ventajas que esta visión tiene para el desarrollo del país es el megapuerto de Chancay, que tiene todo el potencial para convertirse en el hub de América Latina, de cara al gran mercado del Asia Pacífico. Este puerto nos brinda la oportunidad de potenciar el transporte de cabotaje, las vías que ya existen y abrir nuevos caminos que nos vinculen a toda la red vial nacional (carreteras Panamericana, Interoceánica y Marginal de la selva).

El Perú será otro cuando seamos capaces de lograr consensos para luchar contra los tres males que nos aquejan: la pandemia, la informalidad y la corrupción. Mi sueño es que reemplacemos estos flagelos por 1) visión geopolítica para planificar el futuro; 2) capacidad para utilizar el conocimiento y la inteligencia artificial en todos los procesos productivos; y 3) capacidad para poner en valor los recursos culturales y naturales.