Ariela Ruiz Caro

Ariela Ruiz Caro

Latitud sur
Consultora en temas de comercio, integración y recursos naturales en la Cepal, Sela y Aladi. Ha sido funcionaria de la Comunidad Andina, asesora en el Mercosur y Agregada Económica de la Embajada de Perú (2010-2015) en Argentina.

Más columnas

Ariela Ruiz Caro

Acuarela de Brasil, por Ariela Ruiz Caro29 Set 2022 | 8:18 h

Ariela Ruiz Caro

Nubes grises en el horizonte, por Ariela Ruiz Caro15 Set 2022 | 7:42 h

Ariela Ruiz Caro

CAN: ¿Todos vuelven?01 Set 2022 | 7:41 h

Ariela Ruiz Caro

El poder de la industria bélica18 Ago 2022 | 7:49 h

Recesión y pugna por la hegemonía global

“Se definió un Nuevo Concepto Estratégico de Seguridad que califica a Rusia como ‘la más significativa y directa amenaza’ de seguridad, paz y estabilidad en la región euroatlántica”.

Las señales de proximidad de una recesión mundial son crecientes e inequívocas. La indetenible inflación, los consiguientes incrementos de las tasas de interés y la caída de las bolsas del mundo durante el primer semestre de este año, que no se veían desde el peor momento de la pandemia, dan cuenta de ello. El índice S&P 500 de la Bolsa de Nueva York, por ejemplo, retrocedió en el primer semestre como no lo hacía desde 1970.

La disminución de los precios del petróleo, el freno del de los alimentos en días recientes, así como la caída en picada de los precios de los metales –que luego de haber obtenido récords en sus precios, han registrado los niveles más bajos de los últimos 17 meses– constituyen otra señal. Ni siquiera los informes positivos de la economía china han logrado revertir las señales de menor demanda por los metales.

PUEDES VER: OTAN inicia la ratificación de la adhesión de Suecia y Finlandia

Los índices inflacionarios en Europa han dado lugar al anuncio del incremento de las tasas de interés de parte del Banco Central Europeo, lo que debilitará el crecimiento económico de esa región. El temor a la recesión en ese continente ha dado lugar a un desplome de su moneda este martes, cuando se cotizó, con relación al dólar, al nivel más bajo de los últimos veinte años.

La inflación mundial empezó a manifestarse en el segundo trimestre del año pasado como consecuencia de la interrupción en las cadenas de suministros y la menor producción que originó la pandemia. Entonces las autoridades consideraron que se trataba de un fenómeno temporal y no estructural. Los efectos de las sanciones económicas a Rusia, luego de la invasión a Ucrania, aceleraron y consolidaron esa tendencia que, para contenerla, ha ralentizado el crecimiento económico, pinchado los valores inmobiliarios, entre otros.

PUEDES VER: Rusia exige a Israel el cese de sus ataques aéreos a Siria, mientras continúa asedio en Ucrania

Esta alarmante situación económica tiene lugar en un escenario de creciente pugna por la hegemonía global que lidera Estados Unidos detrás del cual se han encolumnado los países europeos a costa de su soberanía y el bienestar de su población. La paralización del gasoducto Nord Stream 2 a cambio de importar GLP de EEUU, más caro y contaminante, hablan por sí solos.

Durante la última Cumbre anual de Jefes de Estado de la OTAN, realizada en Madrid, la semana pasada, se definió un Nuevo Concepto Estratégico de Seguridad en el que se califica a Rusia como “la más significativa y directa amenaza” de seguridad, paz y estabilidad en la región euroatlántica. Se advierte que Rusia está “modernizando” su potencial nuclear y que eso constituye una amenaza a occidente y “al orden internacional basado en normas”. Frente a ello se avanzará en una nueva carrera armamentista y se incorporará a Suecia y a Finlandia.

PUEDES VER: Reino Unido anuncia medidas de apoyo para la reconstrucción de Ucrania

Asimismo, se ha considerado a China como un “desafío” a los intereses, seguridad y valores de la Alianza por sus “ambiciones declaradas y políticas coercitivas”. El documento menciona el control de China de sectores industriales y tecnológicos clave, infraestructuras críticas, materiales estratégicos y cadenas de suministros que según la OTAN son utilizados “para crear dependencias estratégicas y ejercer influencia”.

Por eso, los líderes del G7, agrupación de los siete países más desarrollados, se reunieron del 26 al 28 de junio en Alemania, y anunciaron una Asociación para la Infraestructura Global y la Inversión, con la que planean movilizar hasta 600 mil millones de dólares en los próximos cinco años.

PUEDES VER: Estados Unidos ampliará su presencia militar en Europa tras acuerdos de la OTAN

Un esquema similar al anunciado en la IX Cumbre de las Américas en Los Ángeles a principios de junio, otro intento para contrarrestar la presencia china en la región a través de su iniciativa de la Franja y la Ruta, y alinear a los gobiernos detrás de “los valores” occidentales.

Las abundantes reflexiones sobre la precariedad del gobierno de Pedro Castillo, así como su supuesta red de corrupción –en el Perú esto no es una novedad– debería pasar a un segundo plano para analizar la inminente recesión internacional y debatir sobre medidas que atenúen su impacto en la población, así como sobre el posicionamiento del país en este escenario.