Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Racismo y clasismo12 Ago 2022 | 8:31 h

Marisa Glave

Acoso05 Ago 2022 | 9:16 h

Marisa Glave

Mundos paralelos 29 Jul 2022 | 8:45 h

Marisa Glave

Harina del mismo costal22 Jul 2022 | 7:49 h

Lamentablemente, por Marisa Glave

“Lo que sí es lamentable es que tengamos que pagarle al señor Guerra García con recursos públicos. Si estuviera en poder de la ciudadanía, su desafuero no estaría en duda”.

Lamentablemente, tenemos una mayoría en el Congreso que está dispuesta a impedir que continúen las investigaciones que empezó la fiscalía para determinar la responsabilidad de Manuel Merino y sus ministros en la muerte de Inti Sotelo y Bryan Pintado. La Comisión Permanente verá hoy el infame informe Cavero, que busca imponer la impunidad y negar el acceso de los familiares de las víctimas a la justicia, lo hace negando la validez de un conjunto de pruebas presentadas por la fiscalía y sin siquiera haber oído a los familiares de las víctimas, a sus abogados o a las organizaciones de derechos humanos que los acompañan. Este informe, que archiva la investigación en curso, fue aprobado por el fujimorismo, Renovación Popular, Avanza País, Alianza Para el Progreso y Acción Popular.

Lamentablemente, no es la primera vez que la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso ha pretendido blindar a algún funcionario público o autoridad política. De hecho, lo hicieron el 2018 con César Hinostroza, al que no querían que se le procese por formar parte de una organización criminal. Es importante recordar esto pues varios congresistas dicen que hoy la Comisión Permanente no podría revertir la decisión de la subcomisión. ¡Eso es falso! Quienes dicen eso mienten.

Menos mal existen los archivos. La Comisión Permanente el 2018 revirtió en parte la decisión de la subcomisión en el caso Hinostroza y el pleno del Congreso votó una cuestión previa para incluirlo formalmente en la investigación por los “Cuellos Blancos”. Que la señora Alva y su oficial mayor no pretendan ahora desconocer los precedentes. La decisión aún puede revertirse, no se laven las manos.

Lamentablemente, estos congresistas sienten que pueden hacer y decir lo que les plazca porque han encontrado la clave de su impunidad: la debilidad de Pedro Castillo. Han encontrado el equilibrio perfecto, tenerlo como rehén bajo amenaza es más útil que acelerar su caída. El presidente, lejos de enfrentar la acción grosera del Parlamento en este y otros temas –como por ejemplo pretender negar a niñas, niños y adolescentes el derecho a una educación sexual integral–, está perdido en su laberinto buscando únicamente su sobrevivencia en el cargo, olvidando sus promesas y abriendo puertas a la corrupción. Qué lejos está Pedro Castillo de sí mismo cuando le decía al país “el que no la debe, no la teme”.

Menos mal la ciudadanía sí se da cuenta. Las últimas encuestas señalan con claridad que para más del 70% del país la institución más corrupta es el Congreso de la República, cuya desaprobación es mayor al 80%. Estoy segura de que luego de ver y oír al señor Guerra García, la aprobación del Congreso caerá aún más.

Lo que sí es lamentable es que tengamos que pagarle al señor Guerra García con recursos públicos. Si estuviera en poder de la ciudadanía, su desafuero no estaría en duda.