Lucia Solis

Lucia Solis

Casa de Brujas
Periodista feminista, activista y editora de género en Grupo La República. Licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid (en curso). @lamenstruante lucia.solis@glr.pe

Más columnas

Lucia Solis

“Lightyear” y los ideólogos del odio23 Jun 2022 | 7:23 h

Lucia Solis

Paleontología jurídica16 Jun 2022 | 7:37 h

Lucia Solis

Trabajo sexual es trabajo, por Lucia Solis 02 Jun 2022 | 5:23 h

“Lightyear” y los ideólogos del odio

“La ‘ideología de género’ (…) no existe; lo que sí hay es una ideología del odio que promueve, como pasó con ‘Lightyear’, la violencia hacia mujeres y personas LGTBIQ+”.

Ideología. De idea y logía. Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político. ¿Está mal tener una? No. Los movimientos feministas, antirracistas y por la diversidad sexual se sostienen en distintas ideologías que, aun con diferencias, ponen al centro la defensa de los derechos humanos y la integridad de comunidades históricamente vulneradas y violentadas.

Por otra parte, la ‘’ideología de género’', es una especie de Frankestein que crearon colectivos antiderechos a partir de la tergiversación intencional de un concepto utilizado por decenas de académicos y académicas para analizar relaciones sociales, lo femenino, lo masculino, su relación con la etnicidad y más. Hoy, lo utilizan las y los representantes de la derecha y ultra derecha en Latinoamérica y Europa para cargarse cualquier tipo de iniciativa que promueva la igualdad de derechos, la autonomía absoluta de las mujeres y la diversidad sexual.

PUEDES VER: Defensoría sobre aviso en “Lightyear”: No bastan mensajes, sino acciones contra la discriminación

El último acontecimiento mediático lo demuestra muy bien. Una oración de apenas seis palabras colocadas por la cadena de cines Cineplanet del Grupo Intercorp, la millonaria empresa que iluminó con los colores del arcoiris la torre Interbank (también de su propiedad) por el mes del Orgullo LGTBIQ+ pero que no tolera la visibilización del amor no normativo en una película como Lightyear. ‘’Contiene escenas con ideología de género’'. Este fue el enunciado elegido por uno de los cines más populares del país para advertir al público del peligroso beso de tres segundos entre dos mujeres. Habrase visto.

La indignación contra Cineplanet en redes sociales fue inmediata. Parecía broma pero era realidad. Y lo más triste no es eso; sino que figuras políticas como Alejandro Muñante, congresista de Renovación Popular no solo haya felicitado esta discriminación por parte de la cadena de cines sino que, además, ha anunciado que prepara un PL ‘’para que los cines proporcionen información oportunamente’' pero que, en realidad, busca legitimar (más) la homofobia y el sexismo en los espacios públicos.

Muñante se suma a legisladores como Esdras Medina, su compañero de partido y Rosángela Barbarán (Fuerza Popular); quienes buscan atacar la educación sexual integral y el enfoque de género, así como el ya tedioso y casi imposible acceso al aborto terapeútico respectivamente. Ellos, como tantos otros congresistas con la misma agenda, son ejemplo visible de lo que hace una educación sexista que promueve el odio y niega la diversidad.

PUEDES VER: “Lightyear”: ¿de qué trata la escena que Cineplanet clasificó como ideología de género?

Son ellos los que defienden que son solo los padres (siempre en masculino) los que deben decidir la base del aprendizaje de sus hijos e hijas sin importarles que, a partir de ello, puedan concebir discursos de odio, comportamientos intolerantes e ideas misóginas como normales. Vivimos en una sociedad machista. Todas y todos estamos en deconstrucción. Por eso es tan importante que, ante nuestros propios sesgos, el Estado con los pocos pero valiosos esfuerzos que ha conquistado, garantice, por ejemplo, una educación sexual integral que enseñe sobre autonomía, consentimiento y respeto.

La ‘’ideología de género’', como ellos la plantean, no existe; lo que sí hay es una ideología del odio que promueve, como pasó con Lightyear, la violencia hacia mujeres y personas LGTBIQ+. Iniciativas como las de Muñante, Medina y Barbarán suenan atractivas porque engañan con una falsa idea de libertad y preocupación por los niños y niñas. No pueden presentarlas como lo que son porque la intolerancia y la misoginia no tienen sustento argumentativo. Por eso, buscan perpetrar en leyes su fanatismo religioso, su aversión a la diversidad y el control que quieren hacer del cuerpo de las mujeres disfrazándolos de ‘’amor y respeto por la vida’' y al grito de ‘’con mis hijos no te metas’'. Son ellos los legislan contra quienes dicen proteger. Aseguran que ‘’Lightyear’' confunde y asusta a los niños. Pero, ¿quién tiene miedo a qué? ¿A qué le temen de verdad los ideólogos del odio?