Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador
Un poemario cada tantos años. Falso politólogo. Periodismo todos los días. Natación, casi a diario. Doctor por la UNMSM. Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Francia. Beca Guggenheim. Muy poco twitter. Cero Facebook. Poemario más reciente, Sologuren (3ª edición Huerga & Fierro, Madrid). Próximo poemario, Las arqueólogas, en setiembre.

Más columnas

Mirko Lauer

El paro calienta motores, por Mirko Lauer25 Jun 2022 | 8:20 h

Mirko Lauer

La caravana ministerial24 Jun 2022 | 8:06 h

Mirko Lauer

Carta desde Madrid23 Jun 2022 | 7:37 h

Mirko Lauer

Primeras presiones del Caribe22 Jun 2022 | 6:21 h

Atentado zuicida

“Boluarte está en serio peligro de ser inhabilitada por el Congreso para ocupar cargos públicos por un buen tiempo, y podríamos pensar que su diatriba contra la minería en el Perú es producto de la rabia que esa posibilidad le causa”.

¿Por qué el estallido de ultraizquierdismo de Dina Boluarte en Davos? Hasta aquí había mantenido su radicalismo relativamente solapado. Quizás no resistió la tentación de epatar a los grandes burgueses que la escucharon reunidos en el Foro Económico Mundial que cada año converge en ese pueblo suizo. Pero puede haber más motivos para el exabrupto.

Boluarte está en serio peligro de ser inhabilitada por el Congreso para ocupar cargos públicos por un buen tiempo, y podríamos pensar que su diatriba contra la minería en el Perú es producto de la rabia que esa posibilidad le causa. Además la acusación en marcha parece ser algo de lo cual ella se informó cuando ya tenía un pie en el avión.

Otra posible lectura es que en su hora de riesgo la vicepresidenta está tendiendo una mano suplicante en dirección de Vladimir Cerrón, con la esperanza de que la bancada radical de Perú Libre pueda hacer algo por ella. Por eso habría elegido como blanco de sus ataques a la gran minería que opera en el Perú.

PUEDES VER: Dina Boluarte cuestiona actuación de la Contraloría

En efecto esa gran minería es la bête noire de Cerrón, que reclama sin tapujos su nacionalización y, como explica Carlos Basombrío en El Comercio de ayer, Cerrón es parte de una amplia movida para echarles mano a esas empresas. Con su discurso en Davos Boluarte ha pasado a la vanguardia de la célula antiminera de este gobierno.

También puede pensarse que además del guiño a Cerrón Boluarte está buscando publicidad en los medios, de cualquier tipo, con la idea que cuanto más alto su perfil, menor la posibilidad de que el Congreso la lance por la borda. Se trataría así, por ponerlo de alguna manera, de un canto del cisne, despedirse a gritos de una encumbrada posición.

PUEDES VER: Renuncia superintendente de Sunafil en vísperas de posible censura a ministra Betssy Chávez

Toda la performance tiene la estructura de un atentado suicida. Quemarse detonando la bomba allí donde ello puede producir más publicidad. Aunque en este caso junto al estallido aparecen los paños fríos de dudosa sinceridad, como “invitamos a todos los inversionistas a venir al Perú, los atenderemos con una economía estable”.

Debería preguntarse por un momento de dónde viene la economía estable de la que se beneficia hoy el Perú, no gracias, sino a pesar de la actuación del gobierno.