Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo
Economista de la U. del Pacífico –profesor desde 1986– y Máster de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, Harvard. En el oficio de periodista desde hace más de cuatro décadas, con varios despidos en la mochila tras dirigir y conducir programas en diarios, tv y radio. Dirige RTV, preside Ipys, le gusta el teatro, ante todo, hincha de Alianza Lima.

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

¿Se parecen mucho en la nueva trova?, por Augusto Álvarez Rodrich24 Jun 2022 | 6:43 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Sin pan ni circo, Castillo la pasará mal23 Jun 2022 | 7:23 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Las Bambas: China locuta, ¿causa finita?22 Jun 2022 | 6:21 h

Que sufra mucho pero nunca muera

Este Congreso nunca va a censurar a un gabinete.

Aníbal Torres está seguro de la solidez de su estabilidad laboral en el Congreso, pues es obvio que este nunca lo censurará, aunque ha hecho méritos de sobra para ello:

Incapacidad de organizar un gabinete que diseñe e implemente políticas públicas básicas; no resuelve conflictos, sino que los azuza; enjuaga las acusaciones al presidente Pedro Castillo; elogia a Hitler; y va de picapleitos por los coliseos, promoviendo la asamblea constituyente en cumplimiento de su pacto secreto con Vladimir Cerrón.

Tan seguro está de que juega de local en el Congreso que hasta se da el lujo de retar a la barra brava rival. Tiene razón el locuaz premier, como lo evidenció en Canal N la congresista Norma Yarrow al decir que no hay disposición del Parlamento para ayudar al gobierno a que Torres sea la bala de plata para abrir la ruta para disolver el Congreso.

PUEDES VER: Congresista Nieves Limachi se disculpó por propuesta de modificar la bandera peruana

Torres puede ser el pésimo premier que es, y un faltoso con la representación, sin el riesgo de la censura.

Hay, por un lado, los congresistas planilleros que consideran que tienen un contrato por 60 meses, que solo han pasado por caja 10 veces, y que aún les falta cobrar 50 fin-de-meses.

Pero, por otro lado, hay congresistas que creen que la censura a Torres llevaría a Castillo a nombrar un reemplazo igualmente ‘censurable’ en la PCM –¿Guillermo Bermejo?– para avanzar a la disolución del Congreso, gobernar sin control por cuatro meses, hacer una derroche fiscal –con un MEF cada vez más afónico ante el desmadre–, conseguir votos para lograr mayoría en el nuevo Parlamento, cambiar la Constitución, instalar el comunismo de Cerrón, y quedarse por mucho tiempo en Palacio. Se puede pensar que eso es inviable, pero no dudar de que es el sueño del gobierno.

PUEDES VER: Congreso de la República ordenó una nueva investigación a Sunedu

En medio de su precariedad intelectual, el presidente Castillo ya se dio cuenta de que el Congreso ladra, pero no muerde, y que puede seguir nombrando gabinetes de impresentables sin la menor idea del asunto a su mando.

Este Congreso no censurará gabinetes. Solo amagos que no lleguen a nada. Como en una relación tóxica, cantando, como en ‘Ay Aurora’: Mas yo no puedo castigarla como debo esa falsía, castígala, señor, con toda tu energía, que sufra mucho, pero que nunca muera.