Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador
Un poemario cada tantos años. Falso politólogo. Periodismo todos los días. Natación, casi a diario. Doctor por la UNMSM. Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Francia. Beca Guggenheim. Muy poco twitter. Cero Facebook. Poemario más reciente, Sologuren (3ª edición Huerga & Fierro, Madrid). Próximo poemario, Las arqueólogas, en setiembre.

Más columnas

Mirko Lauer

Castillo, ‘desmilitantízate’30 Jun 2022 | 8:06 h

Mirko Lauer

Decir nada, nada que decir29 Jun 2022 | 6:20 h

Mirko Lauer

¿Perú tóxico?28 Jun 2022 | 7:58 h

Mirko Lauer

Fiscales amenazados27 Jun 2022 | 7:02 h

Poesía fresca, cuatro libros

“José Carlos Yrigoyen ha publicado un poemario desafiante, como lo son las prosas de Michel Houellebecq. Detrás de un par de temas escabrosos (pedofilia, política) hay versos de gran oficio y un lenguaje poético saturado de reflexión filosófica”.

Los poemas sobre cuadros son un importante género en sí mismos, al grado de merecer un nombre (ekphrasis). Alejandro Susti ha ganado un premio internacional con su incursión en el tema. Un reloj derramado en el desierto (Lima, Peisa, 2022) aborda 27 cuadros, desde Leonardo da Vinci hasta Jorge Eduardo Eielson.

Lo que interesa en este libro no son tanto los cuadros, que no aparecen y debemos evocar, si podemos, sino Susti paseando por entre los tesoros de un museo armado a su gusto. Versos intensos e inteligentes lanzados al encuentro de narraciones visuales. Tienta acudir a la metáfora del espejo, pero mejor le sienta al libro la del río irrepetible.

PUEDES VER: Edmundo Paz Soldán presentó libro “La mirada de las plantas”

José Carlos Yrigoyen ha publicado un poemario desafiante, como lo son las prosas de Michel Houellebecq. Detrás de un par de temas escabrosos (pedofilia, política) hay versos de gran oficio y un lenguaje poético saturado de reflexión filosófica. Una lectura moderna de temas penosamente contemporáneos, todo hecho con un control férreo de la forma.

Ciclo del Partido de la Caridad (Lima, AUB, 2022) es la aproximación a una historia de promoción la pedofilia, y cómo el grupo se hunde, un poco como el Titanic en el poema de Hans Magnus Enzensberger (1978). Yrigoyen usa toda esa tristeza para construir algo que parece la introducción a un debate, pero en realidad es una provocación muy bien pensada y escrita.

Viscera Beltrán (Lima, La balanza, 2022), de Ana Carolina Zegarra, es una presentación del lenguaje poético como proceso de creación de la identidad de la autora. Zegarra casi no cabe en ella, la poesía la descose por todos los costados, el libro se vuelve una ceremonia de la juventud.

PUEDES VER: ¿Cuál es la multa más alta que alguien ha pagado por devolver tarde un libro a la biblioteca?

El poemario está cargado de las ligeras jergas de la juventud, que rodean un núcleo de palabras que es la cresta de una ola de búsquedas personales y sociales. Lo que decimos como vísceras de nuestra identidad. El ritmo del verso es rápido y espléndido: “45 minutos en el sillón viejo y otras ortoplastías un gume de lecturas” (Junta vecinal en Ámsterdam).

Objeto distante (Lima, 1 vez editores, 2022), de la venezolana Diana Moncada es lo que en otros decenios se hubiera llamado poesía pura. En efecto la inspiración es limpia, y el lenguaje poético excelente. Merece lectura.