Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

El futuro de las pensiones 20 May 2022 | 9:18 h

Editorial Editorial

Crisis alimentaria19 May 2022 | 7:22 h

Editorial Editorial

El enfoque de género18 May 2022 | 7:31 h

Editorial Editorial

Espiral de violencia17 May 2022 | 7:36 h

El asesinato del fiscal

La narcopolítica y el crimen organizado han demostrado no tener fronteras.

Gozaba de unas vacaciones privadas en una playa colombiana cuando un sicario se aproximó en una moto acuática y la emprendió a balazos contra él. La muerte incomprensible llegó para esta autoridad de la justicia paraguaya que gozaba de gran reconocimiento por su lucha contra la corrupción, el crimen organizado y el narcotráfico.

En su país había perseguido casos en los que estaban involucrados empresarios renombrados, políticos reconocidos y algunos capos del narcotráfico. Recibía protección del Gobierno, debido a la vulnerabilidad y la enorme visibilidad de su cargo. Marcelo Pecci, el fiscal asesinado, viajó a Colombia sin advertir al país anfitrión de su ingreso y de su permanencia en una isla cercana a Cartagena de Indias.

El sicario llegó a ese país, siguió al fiscal hasta su hotel y lo ultimó ante la vista de los bañistas. Hay algunas fotografías del asesino, con gorra y anteojos, lo que parecería que va a dificultar su identificación y posterior captura.

PUEDES VER: Colombia/Paraguay: ¿Quién mandó a matar al fiscal Marcelo Pecci?

Un operativo internacional intenta cercar a los asesinos en Colombia, mientras crece el interés de los países por el caso, ya que se trata de una operación que muestra la presencia de la narcopolítica en el escenario latinoamericano, para extender sus tentáculos hacia otros países de la región.

En la historia, hay referencias que muestran la extensión del crimen organizado, la narcopolítica y las amenazas que se ciernen contra funcionarios públicos que emprenden cruzadas contra las lacras que afectan la humanidad. Los hermanos John y Robert Kennedy, Luis Carlos Galán, Luis Donaldo Colosio, Aldo Moro también cayeron en nombre de esas luchas cívicas.

El magnicidio de Pecci ha movilizado a las fuerzas especiales de Paraguay y Colombia con la colaboración de la DEA y el FBI. Se buscan los móviles y se trata de identificar a los sicarios para lo que se está ofreciendo un promedio de 500 mil dólares de recompensa.

PUEDES VER: Asesinato del fiscal Marcelo Pecci: revelan retrato hablado de un sospechoso

“Fue un magnicidio contra la justicia cometido por un sistema de crimen organizado transnacional con alta planeación e inversión de recursos para cometer este hecho”, ha señalado el director de la policía colombiana.

Es posible que estos sucesos se extiendan a otros confines del continente, incluyendo el Perú, en la medida que los negocios del crimen organizado y el narcotráfico van dejando de ser focalizados en países y propagarse hasta convertirse en crímenes de dimensión internacional.