Raúl Tola

Raúl Tola

El diario negro

Más columnas

Raúl Tola

Deliremos juntos14 May 2022 | 7:42 h

Raúl Tola

La tesis y la reforma07 May 2022 | 7:19 h

Raúl Tola

Encuentros cercanos con La Pestilencia30 Abr 2022 | 7:29 h

Raúl Tola

Meciendo al respetable, por Raúl Tola23 Abr 2022 | 5:33 h

Deliremos juntos

“Como está, Delirio americano es un manual indispensable y brillante para comprender a un continente vibrante y dinámico que, en distintos momentos, ha encarnado el ideal surrealista”.

Con Delirio americano: una historia cultural y política de América Latina, Carlos Granés ha escrito uno de los libros más reveladores y agudos de los últimos tiempos. Dueño de una ambición desmesurada, un estilo fresco y un sentido del humor necesario, Granés se propuso la tarea imposible de reunir en un solo texto los hechos y nombres que definieron el tránsito de nuestro continente por el siglo XX.

Para hacerlo, el ensayista colombiano plantea unas fronteras temporales que no coinciden con los cien años que arrancaron en 1900, sino con dos muertes especialmente trascendentales, curiosamente de dos cubanos: la de José Martí en 1895, durante la guerra de Independencia de Cuba, y la de Fidel Castro en 2016.

PUEDES VER: Fidel Castro: Cuba conmemora los 95 años del fallecido expresidente

Entre ambos hechos están contenidas las manifestaciones artísticas y políticas más importantes de la veintena de países que van de la frontera norte de México al rincón más remoto de la Patagonia. En sus páginas se suceden las corrientes políticas dominantes (el indigenismo, el caudillismo, el fascismo, el socialismo o el populismo), siempre dispuestas a favorecer a aquellas manifestaciones artísticas que las reforzaban y a reprimir a las que se planteaban como una crítica. Un gran aporte es la incorporación del Brasil al canon continental.

Uno se sentiría tentado a pensar que semejante amplitud tendría que estar divorciada de la profundidad, pero no es el caso. A lo largo de las más de 500 páginas de Delirio americano, Granés se las ingenia para hacer siempre apreciaciones y reflexiones profundas, sorprendentes e iluminadoras.

PUEDES VER: Perú es el quinto país menos feliz del mundo y el más desconfiado de Latinoamérica

El Perú, por ejemplo, ocupa algunas de las páginas más intensas del libro. Ahí aparecen los arielistas de la “generación del 900″ como Riva Agüero o Francisco García Calderón, cuyo pensamiento antinorteamericano y reivindicativo de lo idiosincrático y autóctono —aprendido del Ariel del uruguayo Rodó— serviría como eje para el debate de las ideas futuras. También están recogidos los aportes de Víctor Raúl Haya de la Torre o José Carlos Mariátegui, el impacto de la teología de la liberación de Gustavo Gutiérrez o la violencia salvaje de Sendero Luminoso.

Junto con ellos aparecen la fotografía de Martín Chambi, el arte de Sabogal, Sérvulo Gutiérrez, Szyszlo y Eielson (cuya poesía también aparece junto a Santos Chocano, Blanca Varela u Hora Zero), así como los libros de Mario Vargas Llosa o Gamaliel Churata.

Aunque se echan en falta la música, el teatro y el cine, se comprende que su presencia habría vuelto al libro inabarcable. Como está, Delirio americano es un manual indispensable y brillante para comprender a un continente vibrante y dinámico que, en distintos momentos, ha encarnado el ideal surrealista —con la realidad, el mito y la magia conviviendo en un mismo plano—, la aspiración de una nueva Arcadia o la pulsión “salvaje y destructiva” del vanguardismo.