Sinesio López

Sinesio López

El zorro de abajo

Más columnas

Sinesio López

Elitismo y populismo12 May 2022 | 7:16 h

Sinesio López

Una coyuntura crítica abierta28 Abr 2022 | 8:15 h

Sinesio López

Un referéndum para acabar con el mal14 Abr 2022 | 7:23 h

Sinesio López

El Perú, un país del casi31 Mar 2022 | 8:49 h

Elitismo y populismo

“En los siglos XX y XXI, los gobernantes que, a mi juicio, es necesario rescatar del montón son Velasco, quien acabó con lo peor de la herencia colonial... y Paniagua, honesto y demócrata”.

El populismo en las ciencias sociales y en la filosofía política es una vieja categoría de análisis. Hoy es un insulto, sobre todo en la economía y en la ciencia política. Los economistas neoliberales hablan con desprecio de los populistas porque formulan sus propuestas desde el lado de la demanda mientras ellos son los técnicos porque las hacen desde el lado de la oferta que, como todos sabemos, es el paraíso de la burguesía. En realidad, la confrontación en el campo de la economía debiera ser entre neoliberalismo vs. neokeynesianismo.

En la ciencia política, el populismo es polisémico. No voy a analizar todos los sentidos que le dan los politólogos. Solo voy a examinar brevemente los sentidos que le da Carlos Meléndez en su entrevista a La República (08/05/2022) y que, desde luego, son compartidos por otros colegas suyos. El primero alude a la visión maniquea según la cual la élite es “corrupta, deshonesta, traidora” mientras el pueblo es “puro, honesto, lleno de virtudes”. El segundo es que “los destinos del país se deben guiar por la soberanía popular, que actúa como guía de los gobernantes”. Le faltó decir que estos deben guiarse por las instituciones.

PUEDES VER: Pedro Castillo: “Hay gente que vive de la farándula y nosotros no hemos venido para eso”

¿Es maniquea la visión del populismo sobre la élite y sobre el pueblo? No siempre. Es maniquea si se alude a la mayoría de los países europeos, a EEUU y a algunos países latinoamericanos como Chile y Uruguay. Pero no es maniquea, sobre todo por el lado de las élites, si se refiere a la mayoría de los países latinoamericanos. ¿Qué élites económicas y políticas del Perú se salvan de la visión negativa que, de ellos, tiene la mayoría de los peruanos? ¿Cómo llamar a una élite económica que durante todo el siglo XIX no pagó impuestos directos y solo comenzó a hacerlo en 1914 mientras los indios sí pagaban (tributo indígena) el 50% de los ingresos fiscales hasta mediados del siglo XIX? (Contreras).

¿Y quiénes se salvan de nuestras élites políticas y de nuestros gobernantes? En el campo político hay muy pocos que rescatar en el siglo XIX y algunos más en el siglo XX y XXI. El campo de los gobernantes es casi un desierto. En el siglo XIX Castilla solo cuando acompañó la revolución liberal de los hermanos Gálvez, proclamó la libertad de los esclavos y eliminó el tributo indígena, y Pardo cuando forjó el Partido Civil y fue el primer gobernante civil al derrotar al militarismo de la época. En los siglos XX y XXI los gobernantes que, a mi juicio, es necesario rescatar del montón son Velasco, quien acabó con lo peor de la herencia colonial (la oligarquía, el gamonalismo y la servidumbre), y Paniagua, honesto y demócrata.

PUEDES VER: Presidente Pedro Castillo exigió que le demuestren si es un corrupto

¿Y por qué tiene que ser mal visto el hecho de que los gobernantes se guíen por la soberanía popular si se deben a ella y a ella misma tienen que rendir cuenta sobre todo cuando las instituciones no funcionan como en el Perú? Tocqueville dice que lo más interesante de la democracia norteamericana es que ella se guía por la soberanía popular.