Jorge Bruce

Jorge Bruce

Jorge Bruce es un reconocido psicoanalista de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ha publicado varias columnas de opinión en diversos medios de comunicación. Es autor del libro "Nos habíamos choleado tanto. Psicoanálisis y racismo".

Más columnas

Jorge Bruce

Puntos ciegos28 Nov 2022 | 8:35 h

Jorge Bruce

Correr en una pesadilla14 Nov 2022 | 7:33 h

Jorge Bruce

Inmadurez emocional política07 Nov 2022 | 7:06 h

Jorge Bruce

Los días pasan como tranvías31 Oct 2022 | 7:26 h

El esfuerzo por volver al otro loco (bis)

“Sí, el esfuerzo por enloquecernos está funcionando. Hoy más que nunca, defender la democracia con reforma electoral y nuevas elecciones, es defender nuestra salud mental”.

Pensaba en el entorno enloquecedor imperante en estos días en el Perú. Recordé un artículo clásico del psicoanalista Harold Searles al respecto. Lo busqué en Google y me encontré con que alguien había escrito en La República un artículo con ese título, en el 2015: ¡era este servidor! Espero que ese olvido (parte de los actos fallidos a los que Freud alude en su Psicopatología de la vida cotidiana) no sea la prueba de que mi caso es precisamente lo que, como se dice en geometría, queríamos demostrar.

En el 2015 mi reflexión era en torno al tráfico de Lima y sus efectos perturbadores para la psiquis de todos. Siete años después, forzoso es constatar que la situación se ha extendido a todos los ámbitos de nuestras vidas. Entre las muchas causas que se pueden identificar, como las crisis económica o sanitaria, definitivamente la política es un factor primordial. Tenemos un presidente que proclama públicamente que el responsable del desastre es la guerra entre Rusia y Croacia. Podría atribuirse a una confusión momentánea, de no ser porque el premier Aníbal Torres ya había hablado de esa misma “guerra”, no recuerdo si antes o después de haber alabado a Hitler.

PUEDES VER: “La metida de pata del presidente peruano”: reacción en Croacia tras declaración de Castillo

Tenemos un Congreso que solo piensa en aprovechar el desgobierno de un mandatario codependiente de su “portero” Vladimir Cerrón. La verdad es que se necesitan mutuamente, como Fujimori y Montesinos, pero por lo menos Alberto tomaba algunas decisiones sin pedir permiso a Vladimiro. Pedro no necesita pedir permiso a Vladimir porque, siguiendo el modelo del vacado alcalde Muñoz, no toma ninguna acción ni decisión, fuera de proferir disparates en sus discursos. El excelente Tito Silva Music debe ser el único regocijado con eso, tal como el gran Jon Stewart lamentó la partida de George Bush. Entonces llegó al poder Barack Obama y Stewart pensó que se le había ido su principal fuente de mofa.

PUEDES VER: Más del 50% de la tesis de maestría de Pedro Castillo y su esposa Lilia Paredes sería plagio

Tenemos una izquierda que se niega a asumir su responsabilidad en este desastre y una derecha que no atina a construir un liderazgo aceptable, limitándose a ver fantasmas del pasado, como Belaunde que creía que Sendero era una guerrilla cubana. Mientras tanto, la polarización combustiona, los insultos y ataques, los conflictos sociales y la delincuencia, arrecian. Sí, el esfuerzo por enloquecernos está funcionando. Hoy más que nunca, defender la democracia con reforma electoral y nuevas elecciones, es defender nuestra salud mental.