Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Identidad, por Marisa Glave24 Jun 2022 | 7:01 h

Marisa Glave

Al agua, por Marisa Glave17 Jun 2022 | 7:47 h

Marisa Glave

Contrabandistas10 Jun 2022 | 7:45 h

Marisa Glave

Educación sexual en riesgo03 Jun 2022 | 7:36 h

Fuera, gabinete Valer, por Marisa Glave

“Pero el abandono del presidente Castillo, de las banderas de lucha con las que se comprometió en campaña, no se restringe a la agenda de género”.

Las últimas declaraciones del nuevo premier lo pintan de cuerpo entero. Mostrando fotos de su hija, quien lo ha denunciado por violencia, en una conferencia improvisada y cargada de machismo, lo único que confirma es que tenemos a la cabeza del gabinete a un agresor que no tiene reparos en revictimizar.

Esta actitud parece compartirla su gabinete en pleno, pues ningún ministro o ministra lo ha cuestionado. El silencio de la nueva titular de la Mujer es ensordecedor, confirma las preocupaciones que había en torno a su designación. Parece creer que estamos ante un problema “familiar” o “personal” como dijo el nuevo ministro de Defensa. Hay que recordarles que no es así. La violencia contra la mujer ejercida en el núcleo familiar NO ES UN PROBLEMA PERSONAL. Es un problema público y es un delito. No puede haber silencio cómplice.

Distintas colectivas, entre ellas “feministas por la democracia”, han convocado a manifestaciones públicas para exigir la salida de este gabinete. Mantener a este premier y a su equipo ministerial es una afrenta a las mujeres del Perú. Por eso hoy viernes a las 3.00 p.m. muchas se han autoconvocado frente al Ministerio de la Mujer para alzar su voz de protesta.

PUEDES VER: ¿Autonomía universitaria?

Pero el abandono del presidente Castillo, de las banderas de lucha con las que se comprometió en campaña, no se restringe a la agenda de género. Organizaciones indígenas también han señalado su protesta por la designación del señor Valer como premier, por su pasado aprista y acompañamiento al gobierno del “Baguazo”. Frente a este cuestionamiento el presidente no ha tenido mejor manera de responder que viajando a Brasil a una reunión con Bolsonaro, cuestionado por el movimiento indígena brasileño y representante de la derecha más conservadora de la región.

Se completa el panorama ministerial con un titular de Cultura terruqueador, que retrocederá en lo avanzado por la exministra Ortiz en materia de memoria histórica; con un titular de Economía que parece un representante clásico de la tecnocracia neoliberal que abandonará el esfuerzo del exministro Francke por justicia fiscal a través de una reforma tributaria; o un titular de Ambiente sin mayor experiencia que ha generado ya la renuncia del viceministro de gestión ambiental, Mariano Castro, que era una de las pocas personas que quedaban en el MINAM con capacidad para hacer frente a la crisis ambiental abierta por el derrame de Repsol.

Presidente Castillo, no se ha tomado seis meses en aprender a gobernar, sino en aprender a mentir cínicamente frente a sus compromisos electorales. Si cree que el pueblo peruano, ese del que habla todo el tiempo, se quedará con los brazos cruzados, se equivoca. Frenar en las elecciones el retorno del fujimorismo a Palacio de gobierno, por memoria y dignidad, no implica hipotecar nuestras consciencias ni nuestra voz crítica. Nunca hubo un cheque en blanco.