Lucia Solis

Lucia Solis

Casa de Brujas
Periodista feminista, activista y editora de género en Grupo La República. Licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid (en curso). @lamenstruante lucia.solis@glr.pe

Más columnas

Lucia Solis

Menstruar en igualdad, por Lucia Solis 26 May 2022 | 6:38 h

Lucia Solis

Acoso político: edición gordofobia19 May 2022 | 7:02 h

Lucia Solis

Defendamos el enfoque de género (otra vez) 12 May 2022 | 7:28 h

Lucia Solis

Repensar las maternidades, por Lucia Solis 05 May 2022 | 3:47 h

Enfoque de género por un mejor país, por Lucia Solis

“El enfoque de género ayuda a entender por qué el machismo y la homofobia no son humor. Necesitamos infancias y adolescencias que sepan poner el alto a los discursos de odio disfrazados de chistes”.

Esdras Ricardo Medina Minaya tiene denuncias por usurpación agravada y tentativa de homicidio. Aún así, es congresista del partido de extrema derecha Renovación Popular y preside la comisión de Educación. Desde esta posición es que presentó un PL que atenta contra el enfoque de género y la educación sexual integral (ESI) en los contenidos escolares.

“Materiales y recursos educativos de calidad: Participación activa de los padres de familia” es como llaman al intento de que sean los padres y madres quienes decidan unilateralmente sobre la educación de sus hijos e hijas restándole facultades al Ministerio de Educación. Todo en contra de una supuesta ‘’ideología’' macabra, homosexualizadora, pornográfica, libertina. Una que, por supuesto, no existe; pero que Medina, respaldado por los sectores más fanáticos y organizados contra la igualdad, el respeto, la inclusión y la diversidad en la educación, han inventado y esparcido como bulo sin interesarles el daño que puede ocasionar a millones de niños, niñas y adolescentes.

El ministerio de Educación junto al de Mujer y Poblaciones Vulnerables han tenido y tienen un rol muy activo en la defensa de la ESI y el enfoque de género (aunque su implementación aún tenga mucho por mejorar); especialmente en la confrontación de las mentiras que esparcen los Esdras Medina de ayer y hoy. Que no, que la educación con enfoque de género no promueve la homosexualidad, lo que hace es enseñar a infancias y adolescencias sobre el respeto y la no discriminación, tampoco ataca el concepto unilateral de ‘’familia’' que quieren imponernos, sino que habla de que hay distintos tipos de familias y que todas puedan ser base de una sociedad más solidaria y próspera.

PUEDES VER: Arequipa: jueza es reconocida por buenas prácticas en concurso del Poder Judicial

Que la ESI no destruye los valores sino que realza la autonomía de cada niñe y adolescente para que crezcan como seres independientes y empáticos, que tampoco les empuja a iniciar su vida sexual a temprana edad, sino que les da herramientas para que, una vez que lo hagan, tengan conocimiento sobre sus cuerpos, desarrollen relaciones sanas y respetuosas, que puedan identificar todo tipo de violencias y conocer el valor del consentimiento. Que la sexualidad para muchos y muchas puede ser un tema íntimo pero debido a que se manifiesta en diferentes canales como la televisión, la publicidad, el cine, la música, es crucial que niñes y adolescentes puedan tener recursos para identificar las buenas y malas formas de representarla.

Que la única ideología que promueve el enfoque de género y la ESI es la de la igualdad entre hombres, mujeres y demás diversidades sexo genéricas, la de la equidad, la de la no discriminación por razones de género, identidad de género, orientación sexual, expresión de género, a personas con discapacidad, a personas racializadas y más. Por eso el 80% de peruanos y peruanas (IPSOS, 2019) está a favor de la presencia de esta perspectiva en el currículo escolar. Y aunque ya ha sido incluida, parece que tiene que ser defendida constantemente de quienes solo priorizan sus intereses y sesgos.

El impacto de la educación con enfoque de género y la ESI puede ser crucial para la sociedad: previenen violaciones sexuales, acoso, ayudan a identificar situaciones de abuso. Son la base para erradicar la violencia y la discriminación. Ayudan a entender por qué el machismo y la homofobia no pueden justificarse con la etiqueta de ‘’humor’', sobre todo en estos tiempos. Necesitamos, más que nunca, a niñas, niños y adolescentes que sepan discernir, cuestionar y poner el alto a los ataques disfrazados de chistes.

PUEDES VER: Juez dispone cambio de nombre a mujer transgénero por primera vez en Cusco

Porque así como con las preocupantes cifras de abuso que se reportan cada año, hay relación entre la deficiente educación que recibimos y los espacios y personas que enaltecemos y admiramos. Solo garantizando la ESI y el enfoque de género hay oportunidad de tener infancias y adolescencias más diversas e inclusivas, más comprometidas, que mañana sean adultos y adultas que contribuyan a erradicar estereotipos y prejuicios. Que sean y contribuyan al cambio.