Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador
Un poemario cada tantos años. Falso politólogo. Periodismo todos los días. Natación, casi a diario. Doctor por la UNMSM. Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Francia. Beca Guggenheim. Muy poco twitter. Cero Facebook. Poemario más reciente, Sologuren (3ª edición Huerga & Fierro, Madrid). Próximo poemario, Las arqueólogas, en setiembre.

Más columnas

Mirko Lauer

Moledora de carne política28 May 2022 | 8:31 h

Mirko Lauer

Dos pícaros conversan27 May 2022 | 7:45 h

Mirko Lauer

Atentado zuicida 26 May 2022 | 7:41 h

Mirko Lauer

Nuevas alegrías de julio25 May 2022 | 7:02 h

Ucrania, capricho ruso

“Putin considera a Ucrania el más ruso de los Estados que circundan a Moscú. Pero los ucranianos insisten en preferir ser europeos, antes que súbditos de un autoritarismo que produce sátrapas de todo tipo”.

Nadie espera una guerra entre Rusia y la OTAN para dentro de poco tiempo, pero sí mucho traqueteo de sables, con amenazas de sanciones a cualquier agresión rusa. El tema de fondo en la defensa europea de Ucrania estos días es que la vez pasada Moscú salió ganancioso en su zarpazo a Crimea, la península ucraniana que Putin se anexó en el 2014, y todavía conserva.

Evidentemente los aliados de la OTAN no quieren que la historia se repita. Por su parte Rusia mantiene la presión militar sobre Kiev para evitar que Ucrania entre a la Unión Europea y/o a la OTAN, dos vehementes aspiraciones del ex país satélite de la URSS. Un tema del que depende la seguridad de Europa entera, la energética y la militar. En uno de sus análisis recientes la revista Foreign Affairs asume la hipótesis de una guerra, y llega a la conclusión de que los EEUU tienen hoy demasiados enemigos como para resolver las cosas manu militari. Sin embargo allí está la OTAN, cuyo compromiso es esencialmente antirruso, como fue anti-URSS desde el primer día.

La UE ya tuvo en sus bordes un conflicto con influencia rusa, la guerra yugoeslava de 1991 al 2001. Pero más que choques de potencias esos derramamientos de sangre y crueldad fueron asuntos entre étnicos y religiosos. El destino de Europa no estaba sobre la balanza entonces. Si ahora estalla una guerra, podría llegar a estarlo.

PUEDES VER: Rusia niega que busque establecer zonas de influencia en el mundo

Putin considera a Ucrania el más ruso de los Estados que circundan a Moscú. Pero los ucranianos insisten en preferir ser europeos, antes que súbditos de un autoritarismo que produce sátrapas de todo tipo. Es obvio que la cercanía etno-cultural no es tan estrecha como piensan en el Kremlin.

Por lo pronto Kiev se inclinó fuertemente hacia los nazis de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, en un proceso que también produjo algunos crímenes de lesa humanidad.

Una guerra moderada, si existe tal cosa, podría ayudar a Joe Biden en las elecciones al Senado en noviembre próximo. En verdad, en una guerra así podrían ganar todos, menos los propios ucranianos. Lo que no pueden hacer Biden ni Putin es perderla, con muchos disparos y ningún resultado. Ya hemos visto guerras así.