Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador
Un poemario cada tantos años. Falso politólogo. Periodismo todos los días. Natación, casi a diario. Doctor por la UNMSM. Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Francia. Beca Guggenheim. Muy poco twitter. Cero Facebook. Poemario más reciente, Sologuren (3ª edición Huerga & Fierro, Madrid). Próximo poemario, Las arqueólogas, en setiembre.

Más columnas

Mirko Lauer

Poesía fresca, cuatro libros17 May 2022 | 7:16 h

Mirko Lauer

Castillo furioso16 May 2022 | 6:53 h

Mirko Lauer

Fotocheck político de mayo, por Mirko Lauer15 May 2022 | 7:44 h

Mirko Lauer

Incongruencias14 May 2022 | 7:42 h

La irresponsabilidad de Novak Djokovic, por Mirko Lauer

“Djokovic, de 34 años, nunca ha hecho proselitismo negacionista, pero su rechazo a vacunarse ha sido utilizado por la subcultura antivacunas y, dentro de ella, por grupos de la extrema derecha”. Editorial del diario El País.

Editorial del diario El País

El veto al número uno del tenis en Australia refuerza la resistencia contra los movimientos antivacunas.

Los movimientos antivacunas se alimentan de múltiples fuentes: bulos, ignorancia, egoísmo o cálculo interesado, al margen de algunas personas que simplemente han sentido miedo ante la rapidez de fabricación de la vacuna. A veces ese movimiento también se nutre de figuras públicas de primer nivel incapaces de comprender la influencia que cualquiera de sus actos y decisiones tiene en la esfera global.

El caso del serbio Novak Djokovic es un buen ejemplo de esa inconsciencia temeraria: viajó a Melbourne dispuesto a culminar su leyenda en el Open de Australia y se volvió a Belgrado deportado a la fuerza, en medio de un bochorno que ha puesto en pausa su carrera.

A pesar de tener una exención por haber padecido la enfermedad, Djokovic fue detenido en el aeropuerto australiano e internado por no haber recibido la vacuna contra la covid-19 e incumplir la estricta normativa del país sobre vacunación.

Un juez revocó la decisión y lo dejó en libertad. El Gobierno acordó finalmente la deportación por razones de seguridad pública y para dar ejemplo de que nadie está por encima de la ley. Un tribunal ratificó la decisión el domingo.

Djokovic, de 34 años, nunca ha hecho proselitismo negacionista, pero su rechazo a vacunarse ha sido utilizado por la subcultura antivacunas y, dentro de ella, por grupos de la extrema derecha. La decisión de Australia ha sido valiente y ponderada, más allá de los tecnicismos administrativos fronterizos. El tenista intentó utilizar su fama y su enorme predicamento como principal atractivo del Open de Australia para desafiar las leyes y las recomendaciones de la ciencia.

El precedente amenaza con extenderse al Reino Unido, Estados Unidos o Francia y complicar seriamente la temporada de Djokovic.

Los ciudadanos que han soportado graves restricciones de movilidad y han colaborado en la vacunación masiva para frenar el virus no se merecían ninguna forma de favoritismo amparado en el estrellato deportivo (y el negocio del tenis).

Compendio. Madrid, 18 de enero de 2022.