La República

La República

La República
Las notas que llevan como crédito "La República" son elaboradas por diferentes integrantes del equipo de redacción bajo la supervisión de un coordinador de sección, coordinador general o editor.

Belle, por Sandro Mairata

“Es un lujo tener a Belle en pantallas. Sí, es conmovedora, irregular en su ritmo y difícil de asimilar. No será la favorita de muchos, pero su calidad es innegable”.

Aunque funcione como herramienta de ventas, reducir Belle a una nueva versión de La bella y la bestia induce a error. Estamos ante un objeto difícil de clasificar producto de la imaginación desaforada de Mamoru Hosoda, quien ya tiene dos títulos magistrales del anime contemporáneo como La chica que saltó a través del tiempo (2006) y Mirai (2018). Los fans de la animación japonesa recordarán a Mirai como el soberbio filme que perdió una y otra vez en cada premiación de este lado del mundo frente a Spider-Man: un nuevo universo, quizá con cierta injusticia.

Belle convoca a lo mejor del talento japonés actual en las voces –agradezco a quienes lucharon por una versión en idioma original para las salas. Allí está Takeru Satoh, el protagonista de las cintas en vivo de Rurouni Kenshin (Samurai X), como Dragón y la cantante Kaho Nakamura como Suzu, quien a su vez es Belle (ahora explico esto). En los roles secundarios, un peso pesado como Ryo Narita, quien ha participado en las taquilleras Tu nombre (2016) y El tiempo contigo (2019).

En este filme, Hosoda emprende la titánica tarea de cuestionar mundos interiores y exteriores. Es la historia de Suzu, una adolescente escolar que ha pasado por el trauma de perder a su madre. También ha perdido su voz de canto. Mediante una serie de eventos, ingresará al mundo digital de U (pronunciado como “you”, de “tú” en inglés), una red social donde los jóvenes se representan en forma de inteligencia artificial. Allí será Belle, una hermosa cantante de aspecto etéreo que ascenderá al estrellato y se cruzará con un monstruo llamado Dragón, quien obviamente es un niño anónimo detrás de algún computador remoto.

Pero esta no es una historia de amor. Es una crítica –monumental en su factura audiovisual– al universo interior de las redes sociales, una reflexión sobre el abandono y las decisiones inexplicables, una historia sobre el abuso familiar, y también sobre la ambigüedad de las decisiones del control político (muy a tono con la denuncia de un supuesto “pensamiento único” o “nuevo orden mundial” que enarbolan los conspiranoicos).

Hosoda lleva su fantasía más allá de las fronteras del género. Hayao Miyasake (la inevitable referencia) fue su maestro, pero Miyasake maneja cánones clásicos: casi todo tiene explicación. Hideaki Anno, el genio de ‘Evangelion’, también dedica buen tiempo a explicar qué diablos estamos viendo (aunque nadie entienda nada), pero aquí pasamos de espacios que recuerdan a Inception a ballenas voladoras con altavoces en el lomo, o multitudes flotantes de seres/avatares indescriptibles.

Es un lujo tener a Belle en pantallas. Sí, es conmovedora, irregular en su ritmo y difícil de asimilar. No será la favorita de muchos, pero su calidad es innegable.

Bella de día. Lo nuevo Mamoru Hosoda es una extraordinaria alegoría crítica a los mundos real y digital. Foto: difusión

Ficha

  • Título: Belle
  • País: Japón
  • Año: 2021
  • Director: Mamoru Hosoda
  • Protagonistas: Kaho Nakamura, Takeru Satoh, Ryo Narita
  • Disponible en: Cines
  • Calificación: 4/5