Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador
Un poemario cada tantos años. Falso politólogo. Periodismo todos los días. Natación, casi a diario. Doctor por la UNMSM. Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Francia. Beca Guggenheim. Muy poco twitter. Cero Facebook. Poemario más reciente, Sologuren (3ª edición Huerga & Fierro, Madrid). Próximo poemario, Las arqueólogas, en setiembre.

Más columnas

Mirko Lauer

El profesor vacuna17 Ene 2022 | 7:42 h

Mirko Lauer

El derecho a votar en EE. UU. 15 Ene 2022 | 12:01 h

Mirko Lauer

Sanitarios quemados14 Ene 2022 | 7:44 h

Sanitarios quemados

“Muchos profesionales se sienten inseguros ejerciendo una medicina de mínimos, apresurada y caótica, que no les reporta ninguna satisfacción y los mantiene al borde del colapso”.

Editorial del diario El País

Cuando el estrés supera la capacidad de resiliencia, aparece el síndrome de desgaste profesional que no solo provoca daños en la salud física y mental de quien lo sufre, sino que deteriora su capacidad de respuesta y adaptación a las circunstancias cotidianas.

Ya antes de que estallara la pandemia, el sistema sanitario español, y particularmente la atención primaria, estaban sometidos a un estrés considerable por un desfase crónico entre los recursos disponibles y una demanda asistencial creciente.

En los casi dos años de pandemia, los centros sanitarios han afrontado sucesivas olas de contagios con la consiguiente sobrecarga y, aunque han recibido refuerzos, estos han estado siempre por debajo de las necesidades. Y cuando ya se veía la luz al final del túnel, ha llegado una sexta ola que ha multiplicado el estrés.

PUEDES VER: España aprueba la cuarta dosis para personas inmunodeprimidas y con mayor riesgo de infección

Con una incidencia de casi 3.000 casos por 100.000 habitantes, y más de 300.000 contagios en un solo día, los centros de salud tienen que atender una avalancha de diagnósticos que se suman a las patologías ordinarias.

A todo ello hay que añadir un aumento de las bajas laborales por contagio entre los propios profesionales, lo que repercute en una sobrecarga añadida en quienes permanecen activos. No es de extrañar, por tanto, que hayan comenzado las deserciones profesionales en forma de bajas laborales por depresión, jubilaciones anticipadas o abandonos.

Muchos profesionales se sienten inseguros ejerciendo una medicina de mínimos, apresurada y caótica, que no les reporta ninguna satisfacción y los mantiene al borde del colapso.

PUEDES VER: España: el país europeo que ya planea tratar la COVID-19 como una gripe común

Si, como ha advertido el secretario general de la OMS, la mitad de los europeos se contagiarán por ómicron en las próximas semanas, es previsible que la presión continúe.

Es muy probable que los presupuestos sanitarios aprobados queden cortos para atender todas estas contingencias, visto el gasto de los años anteriores. No se puede mirar para otro lado. Gobierno y autonomías deben explicar su posición sobre la necesidad de un plan de choque nacional capaz de reforzar las estructuras profesionales de la sanidad pública.

(*) Compendio. Madrid, 11 de enero de 2022.