Patricia  Paniagua

Patricia Paniagua

El sentido de lo común
Ciencias Políticas como profesión, ciudadanía como convicción. Especialista y gestora en materia de política pública, con énfasis en la política pública educativa y el ejercicio de ciudadanía plena para el fortalecimiento de la democracia.

Más columnas

Patricia Paniagua

Despertar ciudadano, por Patricia Paniagua15 May 2022 | 7:06 h

Patricia Paniagua

¡No pasarán!01 May 2022 | 9:43 h

Patricia Paniagua

Convertir la indignación en cambio17 Abr 2022 | 7:28 h

Responsabilidad histórica

“A propósito de las fechas que corren, me permito traer al recuerdo a mi padre y su noción de responsabilidad histórica, de la que gustaba charlar, y que hizo de él...”.

Hace pocos meses se produjo la asunción al mando del presidente Castillo, tras un proceso electoral marcado por un elevadísimo grado de polarización y de cuestionamientos al rol de los medios de comunicación y la pluralidad informativa, así como por el accionar abiertamente antidemocrático de un amplio sector del espectro político nacional que dilató la proclamación de resultados, lo que causó una demora sin precedentes en las labores propias de la transferencia de gestión.

Estos factores, sin duda, condicionaron su inicio y requerían superarse con celeridad y competencia, no solo en atención al momento que atravesamos, marcado por la pandemia y por las enormes deficiencias y limitaciones estructurales que esta triste circunstancia ha reconfirmado, dando cuenta de la dolorosa postergación de las necesidades urgentes de la ciudadanía.

PUEDES VER: 14N: ¡Basta ya de impunidad!

La coincidencia con la conmemoración de nuestro bicentenario, y la gran cuota de reflexión que implica repensar el proyecto país, ameritaron también una decidida conducción, en especial por la innegable cuota de esperanza que la elección del presidente significó para un amplio sector de la ciudadanía que vio en él, frente a su contendora, a una opción de reivindicación, de cambio y de ruptura con el pasado y sus terribles males como la corrupción, el abuso y la instrumentalización de la política para fines particulares, etc.

Transcurridos los meses, seguimos siendo testigos del comportamiento sostenidamente desestabilizador de un sector del espectro político, cuyos propósitos conocemos, pero, lastimosamente, también hemos sido testigos de una lista de cuestionables decisiones y comportamientos por parte de quien ostenta la más alta magistratura. Alguno ha dado lugar a cuestionamientos relacionados con la transparencia e integridad y que, lamentablemente, debilitan el lazo de confianza con la ciudadanía que demanda comunicación y rendición de cuentas constantes.

PUEDES VER: Cuestión de prioridades

Es destacable la designación y desempeño de la premier y de buena parte de su gabinete. El avance firme de la vacunación y las proyecciones macroeconómicas alientan en el camino a la recuperación, sin embargo, sectores como educación demandan de liderazgo decidido y coherente en aras de la calidad educativa del país y del plan de retorno.

Frente a esto, y quizás a propósito de las fechas que corren, me permito traer al recuerdo a mi padre y su noción de responsabilidad histórica, de la que gustaba charlar, y que hizo de él un hombre infatigable y consecuente que se condujo con la inequívoca convicción de la necesidad de corresponder la confianza y las esperanzas de la ciudadanía y delegara nuestra historia pasajes que honren las luchas del pasado e inspiren las venideras. Que el inicio del nuevo año sea momento propicio para reflexión y compromisos.