LR Sur

LR Sur

La República
Las notas que llevan el crédito "LR Sur" son creadas por periodistas de la sede regional sur del diario La República bajo la supervisión de un coordinador o editor.

Qué, cómo… para qué

Deberíamos sorprendernos que la educación, uno de los sectores más afectados por el Covid-19, no haya sido analizada sobre los efectos que está generando y generará en los alumnos.

Federico Rosado, docente

Deberíamos sorprendernos que la educación, uno de los sectores más afectados por el Covid-19, no haya sido analizada sobre los efectos que está generando y generará en los alumnos.

Son dos años de enseñanza-aprendizaje virtual en los que no se conoce ningún resultado.

La discusión se ha cargado en el “cómo”, es decir en las plataformas digitales educativas y la versatilidad de éstas; desconociendo que el 53% de los hogares peruanos no tiene computadora de escritorio o portátil. Y que en los niveles socioeconómicos D y E se eleva a 85%.

Es cierto que la multimedia educativa ha avanzado con mucha creatividad y que puede obtener resultados muy positivos. Pero el problema sigue siendo la pobreza, que impide que un padre de familia pueda comprar equipos de cómputo.

Esto se complica cuando el papá, la mamá y dos hijos, cada uno necesita un equipo.

La discusión del “qué” es histórica en la educación peruana. Y que se engancha con el “para qué”. ¿Para qué sirve la educación inicial, primaria y secundaria? Es la pregunta.

No lo saben ni los padres de familia ni los mismos alumnos. Ningún ministro del ramo ha informado, menos explicado. Vamos a la deriva. Sin rumbo. Perdiendo tiempo. Con generaciones que son arrojadas la informalidad, alías “emprendedurismo”, que al final termina en la microempresa, que no es más que sobrevivir.

La RAE dice que sobrevivir es: “Seguir vivo después de la muerte de una persona o después de un hecho o de un momento determinados, especialmente si son peligrosos”.

Y ¿qué dicen el Sutep, Fenate, Conate, Colegio de Profesores? “Seguimos en la lucha por la educación pública, gratuita y de calidad”. “Luchar por asamblea constituyente para una nueva constitución”. O sea, ni cómo ni qué, menos para qué.

Por qué no queremos comprender que con una mala educación nunca seremos un buen país. Sobre todo, cuanto todo el mundo sí sabe eso. ❖