Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Se agota el tiempo01 Dic 2021 | 5:54 h

Editorial Editorial

Transparencia, señor presidente30 Nov 2021 | 5:49 h

Editorial Editorial

La vacancia lejana29 Nov 2021 | 6:19 h

Editorial Editorial

Bravucones de choque y fuga28 Nov 2021 | 5:47 h

La nueva minería

Urge ordenamiento territorial y más diálogo para evitar conflictos mineros.

Perú es un país minero que está buscando consolidar un nuevo modelo de desarrollo basado en el ordenamiento territorial, para evitar la superposición de la actividad extractiva y la agricultura en un mismo espacio. Mientras se avanza en ese camino, habría que promover más diálogo y participación para evitar el cierre a la explotación de yacimientos. Una nueva minería socialmente responsable y comprometida ambientalmente es capaz de promover desarrollo sustentable y merece apoyo gubernamental.

PUEDES VER: Ministerio de Energía y Minas dialogará con mineras sobre su plan de cierre

Las minas Apumayo, Breapampa, Pallancata e Inmaculada fueron declaradas en proceso de cierre definitivo luego de un diálogo de la PCM con las poblaciones de Lucanas, Parinacochas y Páucar del Sara Sara, en el sur de Ayacucho, que señalaban estar siendo afectadas por la actividad extractiva en sus jurisdicciones.

Anunciada la medida, surgieron críticas por la postura gubernamental que, según decían, iba en directa oposición a los anuncios tanto del presidente Castillo como del ministro Francke en la CADE, en la que se habían comprometido a incentivar y garantizar las inversiones. A las críticas se sumó la posición de las empresas propietarias de las minas, las cuales aseguraron que no tenían proyectado abandonar sus concesiones. También, reaccionaron los trabajadores que quedarían directamente desempleados, que son 5.300, a los que se agregarían los casi 40.000 que indirectamente perderían ingresos producto del cierre.

PUEDES VER: Corredor minero de Chumbivilcas lleva tres días bloqueado

La discusión se centra en la inseguridad jurídica cuando el Estado irrespeta una condición preestablecida en una mina. El cierre de ella es funcional a la productividad y se determina, en un primer momento, sobre el cálculo de los años de vida del proyecto, pero luego se va ajustando a nuevos hallazgos y se van extendiendo los plazos —si así fuera necesario— de común acuerdo entre la empresa y los sectores encargados: Minem y Minam.

La clausura de minas es una condición que pone el Estado peruano para garantizar la remediación ambiental. Cualquier daño originado por el proyecto tendrá que ser solucionado antes de cancelarlo. El viceministro de Minas aseguró anoche que se puede negociar la extensión del plazo de cierre. Si las minas tienen mayor vida útil y están dispuestas a remediar el perjuicio, no parece adecuado ni prudente que se cierren, lo cual afecta una de nuestras principales actividades económicas.