René Gastelumendi

René Gastelumendi

Extremo centro

Más columnas

René Gastelumendi

La doble cara que nos une27 May 2022 | 7:40 h

René Gastelumendi

El látigo de Maricarmen13 May 2022 | 8:36 h

René Gastelumendi

¿Plagiar una tesis no sería incapacidad moral?06 May 2022 | 8:17 h

Un “otro” en serio

“En estos tiempos en que relacionarnos con la otredad se nos torna tan difícil, un imparable florecimiento de surtida literatura antropológica, que trata sobre el llamado hombre de Neandertal, nos propone encajar lo que fue la existencia con un ‘otro’”.

No somos nosotros, pero se parecían, acaso por eso su paso por la tierra y su posterior extinción nos interpela profundamente. Tenían un esqueleto robusto, extremidades cortas y fuertes, frente baja e inclinada, nariz ancha y rostro prominente, mandíbulas sin mentón, gran capacidad craneal y un individuo promedio alcanzaba el metro sesenta y cinco de estatura. Pese a su inteligencia, comparable a la del hombre actual, su lenguaje fue limitado porque la laringe les quedaba un poco más arriba que a nosotros. Vivían en grupos sociales organizados, tenían arte, dominaban el fuego y fabricaban herramientas.

En estos tiempos en que relacionarnos con la otredad se nos torna tan difícil, un imparable florecimiento de surtida literatura antropológica, que trata sobre el llamado hombre de Neandertal, nos propone encajar lo que fue la existencia con un “otro” que hasta hace 40 mil años disputó con nosotros, los Homo sapiens, el reinado cognitivo sobre la tierra.

PUEDES VER: Genes de creatividad decidieron la brecha entre Homo sapiens y neandertales

Hablamos de otra especie humana que habitó Europa y Asia durante unos 300.000 años. Un homínido diferente que se ha convertido en un objeto de estudio inevitable para entender a la humanidad moderna. Representaron otra manera de ser humanos, otra mentalidad, y eso es algo que nos cuesta mucho imaginar ahora, sobre todo los motivos, aparentemente climáticos, de su desaparición total, no sin antes haberse hibridado esporádicamente con nosotros y dejarnos su huella en el 2% de nuestros genes.

En los últimos años, ha surgido un creciente interés filosófico y científico por los neandertales. Como señala el escritor israelí Yuval Noah Harari al New York Times “por el mero hecho de haber existido, los neandertales desafían algunos de nuestros más preciados ideales e ilusiones, nos obligan a cuestionar la creencia de que el Homo sapiens se alza como la cúspide de la creación y lo que significa ser humano. Y estos asuntos son ahora más urgentes que nunca”. Podemos decir que tienen la misma mente, pero no la misma mentalidad.

PUEDES VER: Gen heredado de los neandertales aumentaría el riesgo de COVID-19, según estudio

En una entrevista al diario El País, Rebecca Wragg Sykes, autora del último libro sobre el hombre de Neandertal, Neandertales: la vida, el amor, la muerte y el arte de nuestros primos lejanos, plantea que “los neandertales han cambiado la percepción de nosotros mismos. En la cultura occidental siempre hemos tratado de separarnos del resto de la naturaleza, de demostrar que somos mejores que los animales. Los neandertales nos obligan a replantearnos eso”. Fascinante.