Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

1821-2021: el Pacto de Costa Rica01 Dic 2021 | 7:43 h

Columnista invitado

El mensaje del materialismo de las ideologías24 Nov 2021 | 7:43 h

Columnista invitado

La vacancia y el juicio político20 Nov 2021 | 8:09 h

Columnista invitado

Transporte público en emergencia13 Nov 2021 | 8:15 h

Engendros

“Lo mismo hace Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua y el gobierno de Bolivia, al ritmo que le marca Evo Morales”.

“Anastasio Somoza engendró a Ortega”, afirmó el laureado escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado ante la asamblea de la SIP y tiene razón.

Lo que le faltó decir es que lo amamantó Fidel Castro. Amamantado, criado y adoctrinado como viene ocurriendo con un sinnúmero de dictadores y aspirantes que pululan y azotan al continente. Socialistas y progresistas, una flamante especie de neocomunistas. Todos al frente de regímenes en los que se niegan las libertades, se reprime y encarcela a los ciudadanos.

También en los regímenes democráticos se reprimen manifestaciones, se dirá. Sí, pero con muchas diferencias que sería largo de enumerar y con una gran diferencia que es harto elocuente. En las democracias la prensa es libre y a los días siguientes informa con lujo de detalles. Periodistas, corresponsales y enviados especiales no tienen trabas para informar.

PUEDES VER: Perú vota ante la OEA para exigir liberación inmediata de presos políticos de Nicaragua

En Cuba, en cambio, al día siguiente y hasta hoy las fuerzas de represión se han dedicado a identificar, hostigar, castigar y apresar a los protestantes; hasta destruirlos y aplastarlos.

Lo mismo hace Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua y el gobierno de Bolivia, al ritmo que le marca Evo Morales. Un grupo en el que encaja y podría colarse perfectamente el ya graduado de dictador de El Salvador, Nayib Bukele, y en el que no sería extraño que se integrara el Perú, aunque todavía no está claro lo que puede engendrarse bajo ese gran sombrero.

Y si los castristas están desde hace 62 años, por qué les va a ir mal a ellos, calcularán. Además, con tantos mediadores, socios disimulados y gente que mira para el costado sienten que lo pueden hacer.

PUEDES VER: Gobierno de Nicaragua impide salir del país al jefe de prensa del Canal 10

Son implacables y no descansan. El blanco ahora es la OEA, que no es la misma que intervino en Honduras para defender al castrochavista Zelaya que quería violar la Constitución para eternizarse en el poder. Quieren acabar con ella y con su secretario general. También cuentan con la ayuda de los miedos, la cobardía y la negligencia de muchos de sus miembros.

El miércoles 20, la OEA aprobó una nueva declaración contra Nicaragua. La votaron 26 de sus 34 miembros; hubo siete abstenciones. Entre ellas las de Argentina y México.

PUEDES VER: Vargas Llosa denuncia el “atropello escandaloso” contra el escritor nicaragüense Sergio Ramírez

En Argentina es el kirchnerismo —al presidente Alberto Fernández ya nadie lo tiene en cuenta— y México es el de siempre o peor que siempre. López Obrador (AMLO) posa en la OEA para quedar bien con el castrismo, pero mientras tanto reprime a los migrantes con el beneplácito del imperio. Hace unos días ante esa violenta acción, un asesor de Biden —según lo consignó José Miguel Vivanco de HRW— dijo que era un hecho desafortunado, pero que no podía criticar “lo que está haciendo México porque está defendiendo sus fronteras…”.

¡Qué triste lo de AMLO!

En eso se está. Aunque no nos guste. Los castristas neocomunistas lo hacen bien y el resto los deja hacer.