Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Engendros26 Oct 2021 | 7:22 h

Columnista invitado

Los dos errores de Sergio Ramírez12 Oct 2021 | 7:22 h

Columnista invitado

CVR y su calificación de Sendero Luminoso03 Oct 2021 | 8:21 h

Columnista invitado

Conflicto armado: tenaz negativa a comprender30 Set 2021 | 7:48 h

CVR y su calificación de Sendero Luminoso

“Así siempre lo entendió la CVR y mal puede entonces afirmarse que ella coloca a aquellos criminales como combatientes legítimos”.

Por: Salomón Lerner Febres, expresidente de la CVR.

En esta ocasión deseo precisar lo que recientemente escribiera como columnista invitado en este mismo diario (La República, 29/Sept/2021) y que suscitó malentendidos, curiosamente, desde sectores radicalmente opuestos. Me refiero a lo que, según mi posición –que fue la de la CVR–, constituye la relación (y distinción) entre los términos “terrorismo” y “conflicto armado interno”, que son empleados para designar el período 1980-2000, el segundo de los cuales constituye una calificación jurídica de acuerdo con normas internacionales.

Ya en varias entrevistas, una de ellas en este mismo diario, he señalado claramente cómo, llevando a la práctica un pensamiento demencial, Sendero Luminoso desplegó el terror dentro de la sociedad peruana, causando irreparables pérdidas de miles de vidas humanas, sin contar el enorme daño material y económico ocasionado a la sociedad en general. No otra cosa podía producir una ideología mesiánica, desatada con vesania mayoritariamente contra la población civil indefensa, para tomar por asalto el Estado precisamente cuando el Perú entraba en un período de democracia. Fue una ideología construida por un “iluminado” que se pensaba a sí mismo como un líder histórico que coronaba al marxismo al convertirse en su “cuarta espada”.

Así pues, Sendero fue terrorista y no deja de serlo porque el hecho de que su violencia esté comprendida dentro de lo que el Derecho Internacional Humanitario llama conflicto armado interno. Toda pretendida disyunción entre ambos términos es ilegítima. Así siempre lo entendió la CVR y mal puede entonces afirmarse que ella coloca a aquellos criminales como combatientes legítimos en igual pie que los defensores del Estado de derecho, dentro de una guerra sangrienta que su insensato “pensamiento guía” desató. Alimentar falsas dicotomías, de parte de quienes se postulan como defensores del Estado de derecho y de la democracia, a fin de cuentas, solamente consigue fortalecer la posición de grupos que simpatizan y defienden lo indefendible: el accionar de Sendero Luminoso.

Para terminar, y con el fin de ilustrar a quienes hablan desde la confusión o la ignorancia, transcribo parcialmente, de manera textual, lo que concluye el informe final de la CVR (a veces mal comprendido o no leído) acerca de la naturaleza de Sendero Luminoso y su vinculación esencial con el terrorismo:

12. La CVR considera que la causa inmediata y fundamental del desencadenamiento del conflicto armado interno fue la decisión del PCP-SL de iniciar la lucha armada contra el Estado Peruano (…).

13. (…) el PCP-SL fue el principal perpetrador de crímenes y violaciones de los derechos humanos (...).

15. (SL) se expresó como un proyecto militarista y totalitario de características terroristas que no conquistó el apoyo duradero de sectores importantes de peruanos (…).