Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Engendros26 Oct 2021 | 7:22 h

Columnista invitado

Los dos errores de Sergio Ramírez12 Oct 2021 | 7:22 h

Columnista invitado

CVR y su calificación de Sendero Luminoso03 Oct 2021 | 8:21 h

Columnista invitado

Conflicto armado: tenaz negativa a comprender30 Set 2021 | 7:48 h

Costa Verde: promesa pendiente

“Quien logre destapar el enorme potencial de la Costa Verde tendrá asegurado un legado imperecedero en la historia de nuestra ciudad”.

El domingo pasado salí, como todos los domingos, a montar bicicleta. Como muchos limeños, incluí este hábito en mi rutina semanal luego de las durísimas cuarentenas del 2020, cuando los domingos en bici eran de las pocas actividades permitidas en el espacio público. Volví varios meses después para constatar que la nueva normalidad no ha cumplido sus promesas, y la Costa Verde ha vuelto a su función como triste colector automotriz, degradado y desperdiciado.

Aún así, somos muchos quienes persistimos en la esperanza de encontrar un lugar de esparcimiento de escala metropolitana donde pasear, ejercitarnos y disfrutar. Me sorprendí con la cantidad de ciclistas que, como yo, arriesgan su integridad física en ciclovías incompletas y veredas hechas añicos para intentar aprovechar nuestro borde costero. Los surfistas se apretujan entre los carros mal estacionados, buscando un espacio donde cambiarse antes de subir nuevamente a la ciudad. Las familias bajan a la playa a pasar el rato, a pesar de lo complicado de los accesos disponibles.

La necesidad de la ciudadanía de contar con espacios públicos, intensificada por el encierro, sigue latente y visible.

Si recorremos la Costa Verde de cabo a rabo, podremos constatar que los proyectos ejecutados a lo largo de este espacio durante las últimas décadas sufren de mal diseño y poca accesibilidad, y de una grave falta de conexión entre ellos que los condena a la irrelevancia.

Hace falta una visión integral para toda la Costa Verde, enfocada en la comodidad y seguridad de las personas y no en la velocidad de los autos, acompañada de una estrategia de ejecución sensata que permita alcanzar objetivos concretos. Ejemplos exitosos sobran, y modalidades eficientes de inversión pública o público-privada existen. Quien logre destapar el enorme potencial de la Costa Verde tendrá asegurado un legado imperecedero en la historia de nuestra ciudad.