Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

La peligrosa insistencia20 Oct 2021 | 5:58 h

Editorial Editorial

Olla común en emergencia19 Oct 2021 | 5:31 h

Editorial Editorial

La tolerancia como política18 Oct 2021 | 6:12 h

Editorial Editorial

Concesión venenosa17 Oct 2021 | 5:19 h

Izquierda exitosa

Cinco países nórdicos tienen gobiernos socialdemócratas, algo que no se repetía hace 60 años.

Noruega, Dinamarca, Islandia, Finlandia y Suecia son países nórdicos. Comparten fronteras, historia, identidad y una escala muy parecida de valores ciudadanos. Y ahora, después de 60 años, también sistemas políticos dirigidos por partidos de filiación ideológica similar. Los cinco países han elegido gobiernos socialdemócratas que nuevamente están reverdeciendo lo que se conoce como “el modelo nórdico”.

“El sistema nórdico parece ser el que ha dado mejores resultados. Finlandia, Dinamarca y Suecia se encuentran dentro de las economías más competitivas del mundo, pese a su fuerte protección social.

El crecimiento de estos países está muy por encima de la media europea, y mantienen niveles relativamente bajos de desempleo. La flexibilidad de la política laboral en el modelo nórdico ha sido un factor determinante para estos resultados positivos”(1) y estado de bienestar.

Si lo llevamos a un análisis de lo cotidiano y en sencillo, podríamos decir como Anu Partanen, periodista y escritora del libro La teoría nórdica del todo: “La región nórdica es un laboratorio donde los capitalistas invierten en la estabilidad a largo plazo y la prosperidad humana, mientras mantienen ganancias saludables”.

No se puede negar que muestran indicadores notables en movilidad social; presión fiscal más alta que la de Europa y Estados Unidos (+ de 40%), indudable presencia del Estado en la economía, servicios sociales de gran calidad (que constituyen más del 40% del PBI); y para matizar, gran libertad económica, una protección garantizada de la propiedad privada y reglas claras y estables para hacer negocios.

Sin embargo, no todo es color de rosa. La movilidad social se ha ido reduciendo y la desigualdad creciendo, produciéndose una brecha entre ricos y pobres que ha ido en aumento con la llegada de la pandemia, y que ha puesto en evidencia las deficiencias en salud, educación, empleo, seguridad social, etc. Por lo menos, es la explicación que se le está dando al triunfo socialdemócrata en los cinco países y el retorno del “modelo nórdico”.

En el 2019, los cinco países nórdicos se encontraron entre los diez países mejor clasificados en el Índice Global de la Felicidad. Según el índice de Movilidad Social 2020, publicado por el Foro Económico Mundial, Finlandia, Dinamarca y Noruega son países donde las personas tienen más posibilidades de prosperar, sin importar su estatus socioeconómico al momento de nacer. En el 2019, los cinco países nórdicos ocuparon los cinco primeros lugares en el Índice de Justicia Social.

(1) Revista de Economía Mundial. ISSN: 1576-0162 https://bit.ly/3ky9R0H