Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo
Economista de la U. del Pacífico –profesor desde 1986– y Máster de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, Harvard. En el oficio de periodista desde hace más de cuatro décadas, con varios despidos en la mochila tras dirigir y conducir programas en diarios, tv y radio. Dirige RTV, preside Ipys, le gusta el teatro, ante todo, hincha de Alianza Lima.

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

El pueblo no tolerará traiciones 18 Oct 2021 | 9:24 h

Augusto Álvarez Rodrich.

La presión al Gobierno del claroscuro17 Oct 2021 | 7:52 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Cerrón ya sin ni un perro que le ladre16 Oct 2021 | 7:53 h

Augusto Álvarez Rodrich.

La ceremonia del adiós de Perú Libre 15 Oct 2021 | 8:31 h

Terrorismo, feminismo, y buena gestión

Por condescendientes, las izquierdas pierden liderazgo.

Por ser tan condescendientes en sus opiniones sobre los errores tan gruesos del gobierno de Pedro Castillo, las izquierdas peruanas están perdiendo liderazgo en varios asuntos centrales de la agenda pública, aunque no es claro que, en todos los casos, eso esté beneficiando a las derechas.

El problema central que enfrenta la izquierda es que, por asumir que el gobierno de Castillo es de izquierda, se siente en la obligación de –como está ocurriendo hasta ahora– defenderlo en todo, llegando hasta el absurdo, y mostrándose con gran pusilanimidad en la defensa de principios importantes.

Quizá el más notorio en este momento es la lucha antiterrorista. La posición del gobierno del presidente Castillo es, en este rubro, de una promiscuidad escandalosa con sus rezagos, especialmente su brazo legal Movadef.

Ante cada nueva evidencia de la cercanía enorme del gobierno con el Movadef, desde las visitas de sus integrantes a las sedes principales del sector público, incluyendo palacio; hasta la presencia en el gabinete de un premier tan simpatizante de Sendero Luminoso como Guido Bellido, o un ministro de trabajo a quien varios sindican como participante en atentados terroristas en los años ochenta, la izquierda peruana sencillamente permite que, frente a su silencio pusilánime, la derecha quede, sin hacer muchos méritos, como el único sector al que le preocupa el terrorismo.

Asimismo, en lo concerniente a la defensa de la mujer ante el acoso de toda índole, así como la promoción de sus derechos y oportunidades, es la derecha la que toma el liderazgo de la protesta, mientras que en la izquierda se deshacen en argumentos para minimizar las grotescas expresiones de integrantes del gobierno en este punto central y que debiera ser no negociable.

Finalmente, el rubro de la buena gestión pública, asunto en el que, mientras el gobierno aún no da pie con bola, la izquierda solo tiene excusas condescendientes –algunas propias de un mal programa de humor–, y hasta llegan a sugerir que se debe ser más paciente con un equipo novato, para lo cual proponen hasta cursos de cómo ser un buen presidente, y sin reconocer que un gobierno de izquierda no tiene por qué ser una sucursal del manicomio.

Newsletter Augusto Álvarez Rodrich en LR

Suscríbete aquí al boletín de Augusto Álvarez Rodrich en La República y recibe en tu correo electrónico, todos los viernes, las ediciones de su programa “Claro y directo” y su columna diaria.