Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre
Comunicadora Social. Creadora del programa de televisión Costumbres. Personalidad Meritoria de la Cultura desde el 2015. En Twitter: @sonalytuesta.

Más columnas

Sonaly Tuesta

Nuestra sabiduría madre, por Sonaly Tuesta06 Nov 2021 | 7:21 h

Sonaly Tuesta

A las ánimas benditas30 Oct 2021 | 8:08 h

Sonaly Tuesta

Libre hasta de mí misma, por Sonaly Tuesta23 Oct 2021 | 6:30 h

Sonaly Tuesta

Desde nosotras mismas16 Oct 2021 | 7:49 h

Mujer indígena

“Esta mujer del altiplano apuesta por seguir estudiando y confía en su emprendimiento de turismo rural comunitario”.

Las mujeres que he conocido han abrigado mi camino, siempre. De sus sabidurías he aprendido a recomponer un universo distinto, lleno de diversidad cultural y cariño, de profundo respeto y de reconocimiento a ellas: guerreras natas y cazadoras de sueños a pesar de la adversidad.

Pienso en Olinda y su voz melódica renace cada vez que pinta la tela y va creando líneas y formas siguiendo su herencia y ese don maravilloso que le ha dado la vida. Miro el paisaje y en medio del bosque está Magaly arrancando cortezas y recogiendo wayruros, sus insumos básicos para pintar y armar collares y pulseras.

He escuchado su canto en kakataibo y me ha hablado del poder de las plantas medicinales, de la tarea y el compromiso de su pueblo por proteger el bosque y mantener a salvo a sus hermanos no contactados.

Con Lucy hemos admirado el Lago Titicaca. En sus ondas azules imaginamos nuestro futuro como cuando probábamos las ocas dulcísimas y creíamos en las buenas nuevas que nos trae la pachamama y este avanzar seguro que labramos a pulso y a cada rato. Yo, escuchándola, y ella, sacándole la vuelta a la realidad. Esta mujer del altiplano apuesta por seguir estudiando y confía en su emprendimiento de turismo rural comunitario.

Aurora sigue apostando por su comunidad. Mientras canta recordando la trilla de trigo, pienso en el duro camino que ha tenido que seguir para afirmarse como una mujer andina en un escenario tan hostil (a veces) como esta Lima, tan necesitada de asumirse realmente “de todas las sangres”.

Sé que ganará todas sus batallas porque tiene armas como la solidaridad, el aprendizaje diario y esa autoestima que ha moldeado con amor y esperanza para aprovechar los instantes de gloria y hacer que estos se reflejen en logros cotidianos, esos que permiten continuar el día a día, pero también afirman un recorrido hacia algo más fuerte y ojalá sostenible: el bienestar y la alegría.