Sofía Chacaltana

Sofía Chacaltana

Rimaq warmi
Doctora en Antropología con especialidad en Arqueología por la Universidad de Illinois, Chicago. Profesora investigadora del Dpto.de Humanidades de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Se enfoca en estudiar los procesos de colonización llevados a cabo tanto por las sociedades prehispánicas como por la hispana en épocas tempranas.

Más columnas

Sofía Chacaltana

Las narraciones de los Otros sobre la conquista13 Oct 2021 | 19:34 h

Sofía Chacaltana

Las múltiples miradas a la Estela de Chavín28 Set 2021 | 1:09 h

Sofía Chacaltana

Caras de huaca y color rojo indio17 Set 2021 | 0:28 h

Sofía Chacaltana

Las “verdades” históricas de la propaganda24 Ago 2021 | 5:36 h

Las “verdades” históricas de la propaganda

“¿Podemos aprovechar las narrativas de la propaganda para descubrir y aprender sobre la historia del Perú antiguo?”.

El uso de las narrativas simplificadas de la historia para movilizar el ánimo de las poblaciones en tal o cual dirección política es un recurso explotado por los líderes y grupos partidarios en el Perú y en todo el mundo. Estas propagandas políticas siempre están cargadas de valores nacionalistas que se presentan como verdades indiscutibles. Por ejemplo, es muy estudiada la “construcción de la imagen de Túpac Amaru II” utilizada durante el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado donde se enfatiza que el cacique cusqueño cuestionó al sistema que sostenía a las élites que oprimían al pueblo andino y, que, a su vez, representaba el espíritu de los incas que había sobrevivido en la población peruana tras la invasión española. Asumiendo como base, que los líderes del imperio incaico fueron justos con sus pueblos gobernados, que los gobernados fueron agentes pasivos ante la invasión incaica y que la etnia inca encarnaba la grandeza política, social y tecnológica del “hombre andino”. Esta propaganda justificó y legitimó varias de las reformas que realizó Velasco al statu quo del momento.

La propaganda utilizada por liderazgos verticales, que imponen sus ideas “de arriba hacia abajo” y que buscan realizar “transformaciones profundas” han sido, y continúan siendo, problemáticas para formar una ciudadanía crítica ya que impide entender la complejidad de los personajes y contextos históricos.

¿Podemos aprovechar las narrativas de la propaganda para descubrir y aprender sobre la historia del Perú antiguo? ¿Realmente fueron justos los incas con los pueblos conquistados? ¿La justicia que nosotros entendemos es la misma que entendían los incas? Para entender la complejidad de la historia es necesario saber desde dónde se la está mirando.

En la misma línea que Velasco, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) utilizó al cacique para dar a entender su resistencia a los “gobiernos opresores”, y es significativo que durante el secuestro de la embajada de Japón, Alberto Fujimori nombrara Chavín de Huántar a la operación de rescate de los rehenes. El complejo arqueológico Chavín de Huántar, que presenta galerías subterráneas, por mucho tiempo ha sido considerado como el epicentro de la civilización andina, así como el lugar desde donde se difundió una ideología de dominación sobre los pobladores del Perú antiguo. Tampoco es casualidad que Alejandro Toledo, en el 2000, se haya autoproclamado como el nuevo Pachacútec, convocando y unificando las protestas de los “Cuatro Suyos” para derrocar al “chino” Fujimori, posicionándolo como foráneo y ajeno al territorio peruano.

Por ello, frente a los argumentos simplificados de la propaganda, se debe recurrir a las investigadoras e investigadores que han asumido la difícil tarea de contextualizar y discutir la complejidad de la historia, porque quedarnos con las narrativas que nos ofrece la propaganda es limitarnos a medias verdades o a mentiras totales.