Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador
Un poemario cada tantos años. Falso politólogo. Periodismo todos los días. Natación, casi a diario. Doctor por la UNMSM. Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Francia. Beca Guggenheim. Muy poco twitter. Cero Facebook. Poemario más reciente, Sologuren (3ª edición Huerga & Fierro, Madrid). Próximo poemario, Las arqueólogas, en setiembre.

Más columnas

Mirko Lauer

Fotocheck político de setiembre 21 Set 2021 | 9:26 h

Mirko Lauer

La nueva pilcha presidencial 20 Set 2021 | 5:55 h

Mirko Lauer

AUKUS, nuevo músculo en el Asia19 Set 2021 | 4:18 h

Mirko Lauer

En un mercado de Cusco18 Set 2021 | 5:43 h

Una mini-tregua

“Entre los dos candidatos han logrado algo así como una tregua, que no está llamada a durar mucho. La segunda parte de la confrontación se empezará a producir en el Congreso”.

Keiko Fujimori ha admitido la proclamación, con reservas. En un momento pareció que se iba a atrincherar en el negacionismo duro. Pero con su discurso de ayer ha recogido velas en una nave que iba rumbo a la nada. Ahora por lo menos está otra vez lista para la política, que en su caso ciertamente incluirá un constante cuestionamiento de las elecciones.

En lo esencial ella ha dicho que acepta el triunfo de Pedro Castillo por respeto a la Constitución, y que ve su nuevo papel como una “verdadera defensa democrática” frente al peligro de la entronización del comunismo. Es importante que haya tomado distancia de los violentistas que dominaron la escena en esta última quincena.

Castillo recibió la buena noticia con un breve mensaje en que llamó a la unidad, ofreció rechazar todo lo que fuera contra la democracia, planteó que defendería la estabilidad jurídica y económica, y finalmente rechazó cualquier pretensión de instalar un modelo de otro país. Se declaró sin rencor e invitó a que Fujimori hiciera lo propio.

Así, entre los dos candidatos han logrado algo así como una tregua, que no está llamada a durar mucho. La segunda parte de la confrontación se empezará a producir en el Congreso, dentro de pocos días. Para ello tanto Castillo como Fujimori tendrán que construir planteamientos útiles para entrar en el juego de las alianzas.

Sin duda la pelota está en el campo de Castillo. Sus declaraciones de ayer fueron una forma de salir del paso, pero su mensaje del próximo 28 tendrá que aportar mucho más contenido. Esto significa precisiones y algo parecido a una visión panorámica del país en múltiples aspectos. El difícil paso de candidato a gobernante.

Es muy probable que la defensa de la democracia que hoy tiene Fujimori no coincida con la de otros grupos políticos de la derecha. Luego están sus cuestiones legales, una verdadera piedra en el zapato. Lo cual confundirá la defensa de la democracia con la defensa personal, y complicará el ejercicio de un liderazgo más allá de Fuerza Popular.

Por su parte Castillo no tiene arreglados los problemas internos de la coalición ganadora. Parece convencido de que los puede resolver por el camino. Para eso tiene mucho menos tiempo del que piensa.