Lucia Solis

Lucia Solis

Casa de Brujas
Periodista feminista, activista y editora de género en Grupo La República. Licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid (en curso). @lamenstruante lucia.solis@glr.pe

Más columnas

Lucia Solis

Siembra odio, cosecha violencia23 Set 2021 | 6:18 h

Lucia Solis

Mujeres en medios y al centro16 Set 2021 | 6:22 h

Lucia Solis

Ciudadanas por la igualdad09 Set 2021 | 5:15 h

Lucia Solis

Espectáculo y misoginia II02 Set 2021 | 5:44 h

La peligrosa equidistancia

“No hay una misma distancia entre lo falso y lo verdadero. No hay varias verdades, hay una sola”.

“El miedo a tomar partido provoca monstruos’' es el título de una columna de Olga Rodríguez publicada en elDiario.es. “Informar implica comprometerse con la verdad’', dijo en una entrevista, y ’'no se puede situar en el mismo lugar (…) a víctimas y verdugos, a violadores y violada”, señaló en otra.

Esta periodista española plantea que el problema del periodismo actual es la peligrosa equidistancia, un vicio que muchos de nuestros poderosos medios nacionales que dan altavoz a discursos de odio, fake news y amenazas de golpe están evidenciando sin reparos.

Según Rodríguez, esta tuerca podrida en el periodismo implica describir como equivalentes dos o más hechos u opiniones que a simple vista son desiguales y, lo peor, no tomar postura frente a esto. Por eso no es igual colocar: ’'Lourdes Flores: Keiko Fujimori ganó las elecciones’' que “Lourdes Flores señala erróneamente que Keiko Fujimori ganó las elecciones” o “Lourdes Flores dice que Fujimori ganó elecciones, pero resultados oficiales la desmienten’'.

Porque no hay una misma distancia entre lo que es falso y lo que es verdadero. No hay varias verdades, hay una sola. Y eso es lo que los medios de comunicación escritos, radiales y quienes dan la cara en la televisión deben difundir, representar y expresar sin poses ni discursos prepotentes y superfluos. Porque, además, eso que Rodríguez llama “vicio”, la dañina equidistancia, lo señala todo el tiempo el periodismo feminista, que cuestiona y politiza la “neutralidad” y la “objetividad”, conceptos construidos como imponentes catedrales, pero que están cada vez más empolvados y con peores grietas. Aquellas certezas no existen, no son tales.

Porque la neutralidad y objetividad se destruyen desde que decides maquillar la verdad y hacer pasar discursos de odio y fake news como opiniones, desde que eliges pasar en cadena nacional el discurso de una excandidata que no respeta la democracia. Y es peligroso porque están en juego derechos, vidas y la estabilidad de un país.